laverdad.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 16 / 23 || Mañana 13 / 26 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«Me ha dejado limpio»

REGIÓN MURCIA

«Me ha dejado limpio»

18.07.10 - 00:22 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
«Me ha dejado limpio»
Una vidente de Murcia ehando las cartas del tarot/ JUAN LEAL
Cuando Luis -nombre ficticio- marcó su número de teléfono ya estaba desesperado. Había agotado las opciones lógicas, las que le dictaba el sentido común, y decidió hacer un acto de fe: le contó su caso a un vidente africano. Uno de esos clarividentes cuyos anuncios copan las ciudades. Cinco meses después, el problema de este vecino, que ya ha cumplido los 70 años, sigue siendo el mismo, pero su cuenta tiene ahora algún cero de menos, exactamente, 16.400 euros.
«Tengo una novia, una chica marroquí que ha trabajado tres años en mi casa», explica Luis, «quiero casarme con ella». El amor fue el motivo que llevó a este septuagenario a ponerse en contacto con un vidente africano afincado en Murcia, un senegalés que se atribuía el título de profesor. La mujer había estado casada muchos años antes en su Marruecos natal, pero, según explica Luis, un día su marido se marchó y no volvió a dar señal de vida hasta 14 años después, cuando ella se encontraba ya en España y emparejada con este murciano.
«Cuando ella le pidió el divorcio para que pudiésemos casarnos él amenazó con quitarle la custodia de las dos hijas pequeñas que tiene y entonces ella se echó para atrás», explica. El miedo de la mujer a que la separaran de sus hijas evitó que la pareja adoptara medidas más contundentes. Pese a los múltiples intentos para hacer que el marido entrara en razón, Luis no logró nada y fue entonces cuando se tropezó, en las páginas amarillas, con el anuncio del clarividente senegalés. «En el papel ponía una lista enorme de problemas y él decía que lo solucionaba todo», recuerda. «Pensé que podría lograr que el marido de mi novia firmara los papeles del divorcio».
Con el comienzo de este año, arrancó la relación de Luis con el vidente y su cuenta corriente comenzó a 'adelgazar' a un ritmo vertiginoso. «Me pidió 500 euros para empezar a ver mi tema», recuerda. «Me dijo que era complicado, pero que no me preocupara, que casos más difíciles había solucionado».
Según relata este murciano, a la semana de entablar relación, este clarividente le reclamó 1.200 euros más. «Me explicó que tenía que comprar unos productos para preparar un brebaje que yo debía luego lanzar al mar», relata. «Yo le iba ingresando el dinero que me pedía en unas cuentas de bancos que me indicaba». El precio por sesión no estaba fijado de antemano. El profesor le iba indicando cada día el dinero que le debía entregar.
La mayoría de las veces el contacto entre ambos era telefónico. En cinco meses de 'tratamiento' sólo acudió a su despacho, ubicado en el barrio del Carmen, en dos ocasiones. «A veces llamaba y me decía que estaba ocupado, pero yo creo que era una triquiñuela para que yo pensara que tenía muchos clientes».
Luis, reconoce, siempre mantuvo en secreto su contacto con el vidente. No lo comentó ni con su familia, ni con su novia. «Él me decía que no se lo contara a nadie, que quedara entre nosotros, y así sus rezos tenían más fuerza», explica. «Yo me daba cuenta de que me tomaba el pelo, pero me lo ponía todo tan bien que me convencía».
Los métodos de este clarividente eran de lo más diversos. «Me decía que había contactado mentalmente con el marido de mi novia y que lo había dejado como dormido», recuerda este anciano. «Luego, yo hablaba con ella y me decía que estaba hecho una fiera. Con esas cosas, empecé a mosquearme».
El pasado mes de junio, Luis decidió, pese a las reticencias de éste, romper definitivamente los cinco meses de relación con el vidente. «Me decía que no lo hiciera, que ibamos a perder todo lo que habíamos avanzado, pero le dije que no», recuerda Luis, con los recibos de sus ingresos bancarios en la mano. «Juegan con los sentimientos de las personas y las despluman».
«Tiene 60 nombres»
Pasadas varias semanas, este septuagenario ha reflexionado sobre lo ocurrido y se ha planteado denunciar su caso a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, pero, al final, se ha echado para atrás. «Fui al juzgado a informarme, pero necesito un abogado y un procurador y este vidente me ha dejado limpio», confiesa. «Además, tengo entendido que se ha ido a Senegal y tiene 60 nombres». Con este panorama, Luis ha optado por enganchar con un clip todos los recibos de las transferencias bancarias que realizó con los ahorros de toda una vida y seguir adelante. «Tenía unos ahorrillos y pensé que no pasaba nada por probar. No pensé que me fuera a sacar tanto».
Consciente de lo extraño del caso, Luis reconoce que pecó de ingenuo. «Me dejé llevar por mis sentimientos. Él jamás me iba a decir que mi problema no tiene solución».
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti