laverdad.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 21 / 26 || Mañana 20 / 27 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Las pinturas murales van a la basura

LORCA

Las pinturas murales van a la basura

Derriban habitaciones adosadas a la fachada de la llamada Casa del Inquisidor decoradas con pinturas de mediados del siglo XIX

07.05.10 - 01:29 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Un vertedero acoge o acogerá, a no tardar mucho, los escombros de las habitaciones de la conocida popularmente como Casa del Inquisidor, en la calle Selgas, que quedaron unidas a la fachada cuando hace unos 16 años se derribó el resto del edificio, porque tenían pinturas murales que Cultura decidió debían conservarse.
En aquel momento el proyecto era construir un grupo de viviendas sociales que al final quedó en nada para, posteriormente, integrarse dentro de la iniciativa más amplia del barrio artesano.
En una información publicada en 'La Verdad' en enero de 1995, se recogía la noticia de que los planes de construir viviendas se había retrasado «como consecuencia de la necesidad de estudiar y valorar las pinturas murales aparecidas en el interior de la casona, que ocupaban varias habitaciones de la fachada principal».
La intervención del organismo correspondiente de la Comunidad Autónoma se inició como consecuencia de un informe realizado en noviembre de 1993 por Manuel Muñoz Clares sobre estas pinturas decorativas en el que indicaba que la fecha de realización de las pinturas «se podría situar en torno a los años centrales del siglo XIX, casi con toda seguridad unas decenas de años más tarde de la construcción de la casa», que es del siglo XVIII.
Muñoz Clares describe que «en la segunda planta de la primera crujía del edificio, inmediato a la fachada, existe un salón principal, modificado en su estructura por medio de tabiques fácilmente identificables incluso sobre el plano, en cuyo techo se advirtió la existencia de decoración pintada».
Una vez descubierta en su totalidad se vio que estaba ordenada a manera de 'quadri riportati', una técnica empleada masivamente por pintores italianos para decorar techos de palacios o de edificios religiosos, que consiste en molduras de yeso que compartimentan el espacio, en cuyo interior se ubicaban lienzos pintados. En este caso todo es figurado, supliendo las pinturas las molduras de yeso y los lienzos.
A la vista de este hallazgo se hizo una cata en las paredes de los lados sur y norte del salón, apreciando en que en ambas había pinturas. En la pared del sur se dejaba ver una balaustrada enmarcada arquitectónicamente por pilastras y tras ella un paisaje de jardín.
Aquel primer informe añadía que «a ambos lados se colocan sendas esculturas clásicas cuya representación es imprecisa. Es lógico pensar que existiendo decoración en techo y dos paredes, las que contienen puertas y ventanas se encuentren igualmente decoradas al menos con motivos arquitectónicos».
El Plan especial de protección y rehabilitación integral en el conjunto histórico artístico (PEPRI) recoge en la ficha que corresponde a este edificio, con el grado de protección 3, entre otros detalles que «se mantendrá la fachada y se conservarán los elemento interiores de interés».
También incluye un comentario en el que se alude a las pinturas «hoy ocultas por un enlucido posterior», escrito antes de que se decidiera el derribo de la mayor parte del inmueble, pues las dependencias traseras en la calle Paradores estaban parcialmente derrumbadas.
A la espera de lo que diga Cultura, lo cierto es que las habitaciones con las pinturas han desaparecido y sólo quedan unas pequeñas muestras en el interior de la fachada.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Las pinturas murales van a la basura

Tras el derribo de las habitaciones sólo queda en pie la fahada principal de la llamada Casa del Inquisidor. :: PACO ALONSO / AGM