laverdad.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 21 / 36 || Mañana 21 / 38 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
El discernimiento de la policía

LA ZARABANDA

El discernimiento de la policía

¿Qué hacemos con Nuestro Padre Jesús, si el guardia dice que no pasa ni Dios?

02.04.10 - 01:14 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
En estos días de procesiones, bandos y entierros sardineros, cuando el personal se echa a la calle y se aglomera, la ciudad necesita más que nunca del discernimiento de su policía.
-Pues la verdad es que no sé a qué se refiere usted -me dice un cabo.
Se lo voy a explicar ahora mismo, que para eso es cabo. Aunque le aclaro que, de no serlo, también se lo explicaría. ¿Y por qué a un cabo, sí, y a un simple número, también? Pues porque este negocio o mecánica interesa mucho al común: el llamado puto pueblo al que venimos obligados a servir.
Pienso yo, bien que con la mayor modestia, que una rigidez excesiva en lo circulatorio, cuando la capital anda en fiestas, no es buena. Está claro que las vallas se ponen para no saltárselas..., salvo que lo aconsejen razones de índole superior. Un ejemplo sencillo. Resulta que Sarkozy, como es tan amigo de Saura (y 'los amigos de Zapatero son mis amigos', dirá él), ha conseguido que el mandatario francés venga a ver la salida de los 'salzillos' en la plaza de San Agustín. Pero no se le ve acompañado de Carla Bruni. La gente se extraña.
Todo en la vida tiene su explicación. Cuando iban de camino, la señora ha visto una farmacia abierta. Y como necesitaba no sé qué cosa (ignoro cuál, porque al Eliseo no le gusta que se divulguen estas intimidades), le ha dicho a su marido: 'Sarko, ve tú delante, que ahora llego yo'. Compró la moza lo que deseaba y, cuando iba a avanzar hasta donde estaba su marido -junto al Ángel de Ángel Martínez, que a la vez es Gran Pez, ¡joder, con Ángel Martínez!-, un guardia le dice a la Bruni que no se puede pasar.
Ella se identifica con el físico -que debería ser más que suficiente- y con mil carnets, incluido el de 'miembra' de la Legión Francesa. Pero el guardia, que no, que si quieres arroz. Que ha dicho el sargento que no pasa ni Dios. Y Carla, jodida, se consuela charlando con una señora de San Antolín. Esto es lo que yo considero falta de discernimiento por parte de la policía.
Menos mal que a ese guardia no le tocaba darle paso al Nazareno. Si llega a tocarle, comoquiera que ni Dios puede pasar, nos quedamos sin procesión del Viernes.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti