Cada usuario tendrá una historia única, como en sanidad

La Ley de Servicios Sociales creará la «historia social única». Esto significa que los usuarios del sistema contarán con un historial abierto en el que, garantizando la confidencialidad, los distintos equipos y centros de atención social irán incorporando «la información relevante» sobre su evaluación, situación y prestaciones y servicios que recibe. Esta historia única será similar a la que existe en el sistema sanitario para cualquier paciente, y pretende que todos los profesionales que en uno u otro nivel asistencial atienden al usuario puedan actuar de manera coordinada compartiendo información.

La historia única se abrirá en el centro de servicios sociales de Atención Primaria, que es la puerta de entrada de los usuarios al sistema. «Los servicios sociales de atención especializada complementarán la información de la historia social que asegure la actualización de la misma». Así, se podrá ir registrando la información si el beneficiario cambia de municipio o es atendido en cualquier recurso del IMAS (o por ONG que mantienen conciertos o convenios con la Comunidad).

Además de la historia única, cada usuario contará con un Plan de Atención Social en el que se recogerá la valoración y diagnóstico, los objetivos y metas a alcanzar, el calendario de actuación y «los indicadores que permitan evaluar la consecución de los objetivos». El plan será supervisado por un profesional de referencia, «con la finalidad de asegurar una intervención global e integral».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos