«Las universidades forman cada vez más en un aspecto multidisciplinar»

Álvaro Ortín./Edu Botella / AGM
Álvaro Ortín. / Edu Botella / AGM

Álvaro H. Ortín Ingeniero civil

MINERVA PIÑERO

Desde que se adentró en el mundo de la ingeniería, Álvaro H. Ortín ha luchado por conseguir un hueco dentro de la Confederación Hidrográfica del Segura. Para alcanzar su sueño, enfocó parte de su vida universitaria al estudio de temas relacionados con el agua. Concretamente, dedicó su último curso académico a la observación de las comunidades de peces en la cuenca del Júcar, una investigación con la que consiguió la calificación de sobresaliente en el trabajo final del máster de Ingeniería Hidráulica y Medio Ambiente el año pasado en Valencia. A sus 26 años, el joven ingeniero guarda una propuesta que puede ser aplicada en la cuenca del Río Segura.

-¿En qué consiste el proyecto?

-Es un estudio que compara las variables biológicas (densidad de peces, riqueza de especies) y variables hidrológicas (caudales medios mínimos mensuales, caudales máximos) que presentaba la cuenca del Júcar en su régimen natural, el cual ya no existe, con el actual régimen alterado, en el que el hombre ha metido la mano. Dicha variación se denomina alteración hidrológica. También existen los regímenes casi naturales, por ejemplo, en las cabeceras altas de los ríos, donde no se han construido ni embalses ni derivaciones para riego. Siento que si hablo con alguien que no conoce la rama de ingeniería, no sé como contarlo.

-¿Cuántas horas ha dedicado a la investigación?

-Dediqué todas las mañanas y tardes durante seis meses. En total, ocho horas al día. Al ser graduado en Ingeniería de Obras Públicas en la Universidad Politécnica de Valencia, estoy acostumbrado a estudiar bastante horas. De lo contrario, es imposible aprobar las asignaturas año por año. Por suerte, mi familia siempre me ha respaldado económicamente a lo largo de todos los cursos y no he tenido que buscar apoyo financiero con otro trabajo. Habría sido muy complicado compaginarlo todo.

-¿Qué objetivo perseguía?

-Quería crear una herramienta que ayudara a los gestores del agua a tomar decisiones, un instrumento para los organismos del Estado. Para obtenerlo, tuve que analizar cómo las comunidades de peces se veían afectadas por la alteración del caudal de los ríos, cómo ambas variables interactuaban entre ellas. Es una forma de contribuir en la recuperación de presas y embalses, ya que están en una situación crítica.

-¿Cree que se le ha dado el reconocimiento merecido?

-Yo aún no he dado conferencias sobre este proyecto, pero mi tutor, Francisco Martínez Capel, presidente del Centro Ibérico de Restauración Fluvial, sí lo ha expuesto en varios países. La última ponencia la hizo en Birmingham y también se ha movido por el continente asiático. Estamos en continuo contacto y no hemos descartado publicar artículos científicos a partir de la tesis.

-¿Cómo puede aplicarse en la Región de Murcia?

-Trasladaríamos lo que se hizo en la cuenca del Júcar a la del Segura: se analizaría la interacción entre las variables hidrológicas y la presencia de peces. También habría que disponer de una gran base de datos que proporcionase información de especies nativas. Aplicarlo aquí era otro de los objetivos del proyecto, ya que la cuenca del Segura es una de las más alteradas de España, se asimila a la del Júcar, ambas son mediterráneas y con especies parecidas, y es un tema que no ha sido trabajado por nadie.

-Anteriormente, ¿ha hecho más proyectos que pueda destacar?

-Sí, el trabajo fin de grado. Lo hice sobre temas hidráulicos, pues es la especialidad que más me gusta. Fue sobre un sistema de captación, transporte y entrega desde el río Turia hasta unas de las potabilizadoras de Valencia

-¿Qué opina sobre las salidas profesionales de su carrera en España?

-Mi rama, que es la Civil, se ha visto muy afectada por la crisis económica: es un sector que depende de la inversión pública. Aún así, las universidades cada vez forman más y mejor a los estudiantes en un aspecto multidisciplinar. En general, creo que las ingenierías sí tienen salida.

Fotos

Vídeos