Unicef alerta de la vulnerabilidad de 120.000 menores en la Región

De izquierda a derecha, José Orihuela, rector de la UMU, Amparo Marzal, presidenta del comité de Unicef en la Región, y Federico Martínez-Carrasco, profesor de Economía Aplicada de la UMU. /Nacho García / AGMGráfico
De izquierda a derecha, José Orihuela, rector de la UMU, Amparo Marzal, presidenta del comité de Unicef en la Región, y Federico Martínez-Carrasco, profesor de Economía Aplicada de la UMU. / Nacho García / AGM

Casi el 40% de los niños y adolescentes están en riesgo de pobreza, y el 10% ha sufrido maltrato físico por parte de sus compañeros en la escuela

Javier Pérez Parra
JAVIER PÉREZ PARRAMurcia

Una elevadísima proporción de menores en riesgo de pobreza, unas tasas de fracaso escolar superiores a la media, una preocupante dependencia de las pantallas de móviles y ordenadores, un alto consumo de alcohol (y de otras sustancias) y una educación sexual deficiente, a la luz de la notable tasa de embarazos adolescentes. Todo ello unido a la falta de comunicación en las familias y a un entorno escolar donde prolifera peligrosamente el 'bullying'. Así de crudo es el último informe sobre la 'Situación de la Infancia en la Región de Murcia', elaborado por Unicef a partir de una recopilación de estadísticas del INE y de otros organismos oficiales.

Según se recoge en el estudio, cerca de 120.000 niños murcianos se encuentran en una situación de vulnerabilidad: o bien viven en la pobreza o sus familias están en riesgo de caer en la exclusión. En concreto, el 39,3% de la población murciana menor de 18 años vive en condiciones de pobreza monetaria (sus padres no llegan al 60% de la renta media), en hogares con todos o casi todos sus miembros en paro o en familias que no pueden hacer frente a gastos imprevistos porque a duras penas llegan a fin de mes. Es lo que se conoce como tasa Arope, que revela grandes desequilibrios. Porque mientras en la Región el riesgo de pobreza afecta a casi el 40% de los menores, la media nacional se sitúa en el 32%.

Murcia es la comunidad con mayor tasa de embarazos en adolescentes

El informe de Unicef ha sido coordinado por el profesor de Economía Aplicada de la UMU Federico Martínez-Carrasco, y cuenta con la participación tanto de la Universidad de Murcia como de la UPCT. Las principales conclusiones fueron presentadas ayer en la Convalecencia, con la presencia de los rectores de ambas instituciones académicas y de Amparo Marzal, presidenta del comité de Unicef en la Región, quien advirtió de que los resultados son «dramáticos» en algunos aspectos, por lo que deben llevar a la toma de decisiones. Unicef propone un plan sectorial para la infancia y la juventud, la creación de una subdirección específica en la Comunidad dotada de presupuesto real y un observatorio autonómico que realice un seguimiento de los principales problemas sociales que afectan a los menores en la Región.

Los chicos y chicas murcianos pasan, de media, casi cinco horas al día pegados a la televisión, los videojuegos, el móvil y YouTube

El riesgo de pobreza es una de las mayores amenazas, a la luz de los datos recopilados por Unicef en su informe. Aunque la población que se encuentra en peligro de exclusión ha descendido de manera significativa desde 2014, la tasa Arope sigue siendo muy elevada. «La proporción es además mayor en la infancia que en la población general, lo que refleja que hay una mayor vulnerabilidad», advierte Federico Martínez-Carrasco, coordinador del estudio.

La mitad, sin vacaciones

Pero hay, además, otros indicadores que reflejan que las desigualdades sociales generadas durante la crisis se mantienen. Por ejemplo, la mitad de los niños de la Región no se van de vacaciones porque sus padres no pueden permitírselo.

El informe hace una radiografía de la situación en diferentes ámbitos. En Educación, se destaca el grave problema del abandono escolar. El 26,4% de los alumnos murcianos dejan los estudios antes de completar la Secundaria, frente al 19% en España. Unicef también alerta del 'bullying'. Según datos de 2014, uno de cada diez niños de entre 11 y 18 años afirma haber sufrido violencia física a manos de sus compañeros en la escuela o instituto. Con todo, el porcentaje aún es mayor en el conjunto de España (llega al 10,7%).

263 menores sufrieron en 2016 violencia en el seno de la familia, y 209 fueron víctimas de algún tipo de agresión sexual

Pero hay más. 263 menores de 18 años sufrieron en 2016 violencia en el seno de la familia, según datos del Ministerio del Interior. 78 fueron víctimas de delitos informáticos, y 209 padecieron algún tipo de agresión sexual.

El análisis que la ONG realiza del panorama educativo en la Región también tiene aspectos positivos. Así, se destaca que Murcia es la comunidad más inclusiva para los niños con necesidades educativas especiales. El 87,6% de estos alumnos están integrados en centros ordinarios gracias a las aulas abiertas. En el conjunto de España el porcentaje es menor, del 82,6%.

Lo que falla, según se desprende del informe, es la educación sexual de los menores: Murcia es la comunidad con mayor tasa de maternidad prematura en adolescentes. Por cada mil chicas de 15 a 17 años hubo, en 2015, 6,8 partos. La media española se situó en 4,3 por cada mil. Federico Martínez-Carrasco subraya que estos resultados «podrían estar ligados con cuestiones como los procesos migratorios y determinadas situaciones de exclusión».

Alcohol y tabaco

El consumo de alcohol se ha hecho cotidiano entre los menores. El 70% admite beber de forma habitual, según los datos de la última encuesta realizada por la Consejería de Salud, en 2014. En general, el consumo de drogas es menor entre los adolescentes murcianos que en el resto de España, pero no por ello resulta menos preocupante que uno de cada cuatro chicos y chicas de entre 14 y 18 años fume de forma habitual. Aunque el 70% practica ejercicio físico de forma cotidiana, los menores de entre 11 y 18 años pasan buena parte de su tiempo de ocio sentados delante de una pantalla. De media, dedican 2,1 horas diarias a la videoconsola, la 'tablet' y el 'smartphone'. Otras 2,6 horas las consumen viendo televisión o vídeos en YouTube. En total, nada menos que 4,7 horas, cuando la media en España es de 4,1 horas. Sin embargo, no todos se limitan a este ocio pasivo. Uno de cada cuatro desarrolla actividades musicales o teatrales, se destaca en el informe.

También se resaltan los problemas de comunicación entre padres e hijos. El 60% de los adolescentes afirman que «no pueden hablar de sus problemas con su familia», lo que no les impide reconocer, mayoritariamente, que sus progenitores escuchan lo que dicen. Si confían poco en la familia, todavía son más escépticos con los amigos. El 37,3% considera que no puede contar con ellos cuando las cosas van mal, según datos del Ministerio de Sanidad recogidos por Unicef. El 62% afirma que sus profesores se preocupan por ellos, y el 26% se siente estresado por los deberes. El 18,7% confiesa que se siente bajo de ánimo.

67 millones a las familias

La directora general de Familia y Políticas Sociales, Miriam Pérez, asistió ayer a la presentación del informe, y aseguró que la Comunidad destina más de 67 millones de euros al apoyo a familias en riesgo de exclusión y la atención a los menores a su cargo. En concreto, la Consejería de Familia subvencionará en 2018 con 8,7 millones a ONG y destinará 15,5 millones a ayuntamientos para la atención de familias vulnerables y al capítulo de renta básica de inserción.

Medio millar de personas viven en la calle

El director de la Fundación Rais, Luis Perea, advirtió ayer en la Asamblea Regional de la falta de datos «fiables» sobre el número de personas sin hogar que viven en la calle en la Región. Según diversos estudios y datos del Instituto Nacional de Estadística, se estima que hay unas 400 personas sin hogar en la Región. Además, se calcula que hay 575 personas en exclusión residencial en Murcia y 611 en Cartagena, de las que 147 estarían viviendo en la calle.

Sin embargo, «es muy probable de que la cifra sea superior», subrayó Perea, en declaraciones recogidas por Europa Press. El director de la Fundación Rais compareció en la Comisión Especial de Pobreza de la Asamblea Regional. Allí pidió una redefinición del sistema de atención social para hacer frente al problema del ‘sinhogarismo’. Rais ha atendido a personas que llevan más de tres años viviendo en la calle, advirtió. Por su parte, el PSOE pidió «una transformación de las políticas sociales y garantizar la vivienda».

Conscientes de la desigualdad de género y el racismo

Además de recopilar datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) y otros organismos oficiales, los autores del estudio realizaron el año pasado talleres y charlas en diversos centros educativos de la Región para conocer la percepción que los niños y adolescentes murcianos tienen de los problemas sociales, y cuáles son sus preocupaciones. Los menores son conscientes de la desigualdad de género y también del racismo, subraya Federico Martínez-Carrasco, profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Murcia y coordinador del estudio. «Nos encontramos con respuestas como la de un alumno que señaló que hay bastante racismo, porque siempre que pasa algo malo se sospecha de quien es diferente», explica. Que para un puesto de trabajo «se prefiere a un blanco antes que a un negro» fue otra de las respuestas espontáneas de los participantes en los talleres. La xenofobia la palpan en la calle y en muchas ocasiones en las propias familias, al igual que la desigualdad de género. Pero los chicos y chicas también detectan entre sus compañeros de clase frases y comportamientos machistas. Por ejemplo, todavía se siguen considerando determinados deportes como exclusivamente masculinos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos