Unanimidad de los regantes de España a favor de nuevos embalses y trasvases

El ingeniero Tomás Sancho. /LV
El ingeniero Tomás Sancho. / LV

Tomás Sancho, que fue presidente de la Confederación del Ebro, también defiende las obras hidráulicas y las transferencias de agua

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

Las comunidades de regantes de España aprobaron ayer por unanimidad una propuesta para garantizar el agua en todas las cuencas hidrográficas, en la que se apuesta por la ejecución de nuevas obras de regulación y transporte -embalses y trasvases- en el marco del futuro Pacto Nacional del Agua. Esta iniciativa fue planteada en el XIV Congreso Nacional de Comunidades de Regantes que se celebra esta semana en Torrevieja, a raíz de la ponencia sobre la importancia de las obras de regulación ante el cambio climático, que estuvo a cargo del ingeniero Tomás Sancho.

La propuesta aprobada solicita que se lleve a cabo un nuevo Plan Hidrológico Nacional basado en el Pacto del Agua. «En este PHN se deben plasmar todas las medidas necesarias (incluso trasvases si se requieren) para solucionar los problemas y déficit existentes. Todo posible trasvase quedará condicionado a la atención previa de las necesidades de la cuenca cedente», indica el texto aprobado, según informó el presidente del Sindicato de Regantes del Trasvase, Lucas Jiménez.

Tomás Sancho, que fue presidente del Consejo Mundial de Ingenieros Civiles, y que estuvo al frente de la Confederación Hidrográfica del Ebro entre los años 1996 y 2000, defendió ayer las infraestructuras hidráulicas, incluidos los trasvases. «En 2030, la mitad de la población mundial vivirá en áreas de estrés hídrico», recordó el ingeniero en su ponencia. Los efectos del cambio climático ya se pueden comprobar, dijo, porque los recursos hídricos «van a menos», y la frecuencia de los periodos de sequía se incrementan. «Seamos previsores y empecemos a trabajar para poder tener seguridad hídrica en el futuro. Es importante adoptar ya medidas ante el cambio climático, porque el tiempo apremia», insistió. Sancho Marco sostuvo que el agua «tiene que ser una prioridad en las agendas políticas» de España, como ya de hecho es una apuesta geoestratégica a nivel mundial. Recordó qué gracias a los embalses y otras obras hidráulicas, en España se está usando el 40% de los recursos hídricos, sobre todo de las aguas superficiales; y citó como ejemplo ilustrativo que cuatro de cada cinco gotas de agua que consumimos «han pasado por un embalse».

La singularidad de España, como país árido en el contexto europeo, genera la necesidad «de estas grandes obras hidráulicas», expuso. «Tenemos escenarios dibujados en los planes de cuenca, pero necesitamos adaptarnos al cambio climático. España no es nada si no atiende a las infraestructuras hidráulicas: sin embalses no se podrá abastecer a la población». Tomás Sancho habló de la eficiencia del regadío al resaltar que más 1,5 millones de hectáreas ya se han modernizado. Se mostró partidario de completar el plan de modernización, de incrementar el uso del agua depurada, así como de desarrollar nuevas infraestructuras y trasvases.

Reservas en los embalses

La reserva hidráulica nacional se encuentra al 71,7% de su capacidad esta semana, con 112 hectómetros cúbicos más en los embalses, lo que representa un aumento del 0,2%, según los datos facilitados ayer por el Ministerio de Agricultura Así, los pantanos albergan 40.221 hectómetros. El sistema de Entrepeñas-Buendía, que abastece al Trasvase, dispone de 678 hectómetros.La Asociación de Municipios Ribereños advirtió ayer de que la zona afronta con perspectivas «poco halagüeñas» el verano, porque el agua embalsada ha comenzado a bajar tras finalizar el «milagro» de la concatenación de lluvias y deshielo. El conjunto de la cuenca del Tajo almacena 8.229 hectómetros y está al 75%.

En la cuenca del Segura, las reservas se han incrementado en seis hectómetros y llegan a los 334 (el 29,3% de su capacidad). Sin embargo, suponen 39 hm3 menos que en la misma fecha del año anterior.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos