'Umbra' investigará si Peñalver iba a trabajar 'en la sombra' para el promotor del yate

Joaquín Peñalver (derecha), con el letrado Raúl Pardo-Geijo./Guillermo Carrión / AGM
Joaquín Peñalver (derecha), con el letrado Raúl Pardo-Geijo. / Guillermo Carrión / AGM

El magistrado pretende averiguar si el exjefe de Planeamiento tomó decisiones «por un ánimo de lucro espurio»

Ricardo Fernández
RICARDO FERNÁNDEZ

Si es de sabios rectificar, el magistrado que desde hace doce años instruye el 'caso Umbra', David Castillejos, está un poco más cerca de la sabiduría. En octubre de 2016 denegó unas pruebas que había solicitado el Ministerio Público, aduciendo que no estaban justificadas, pero ahora acaba de dictar una resolución por la que estima parcialmente el recurso presentado por el fiscal. La consecuencia de esa decisión es que el Juzgado de Instrucción número 8 de Murcia investigará las relaciones existentes entre el exjefe de Planeamiento Urbanístico del Ayuntamiento de Murcia, Joaquín Peñalver, y el promotor ilicitano Ramón Salvador Águeda, propietario del Grupo RS y uno de los empresarios con mayores intereses en el municipio.

El objetivo es establecer si algunos de los informes -sospechosos de ilegalidad- que Peñalver elaboró sobre los planes parciales de la zona norte del término de Murcia pudieron estar «motivados por un ánimo de lucro espurio». El magistrado recuerda que se ha comprobado que existen relaciones comerciales entre empresas del Grupo RS y otras del entorno de Peñalver, a lo que se une el hallazgo de un documento de Bamendi -sociedad de Ramón Salvador-, en el que se habla de un proyecto estrella que se va a desarrollar en Lo Navarro -uno de esos terrenos del norte del municipio-, con edificios de 11 a 15 plantas, y que sería Peñalver el profesional técnico que dirigiría ese desarrollo. Supuestamente, tendría que haberlo hecho 'desde la sombra', mediante sociedades interpuestas, para sustraerse al régimen de incompatibilidades.

El juez de 'Umbra' afirma en su auto que «se advierte que Peñalver, a la vez que informa sobre actuaciones urbanísticas que implican una alta edificabilidad, está asegurándose los ingresos por la actividad privada de arquitecto que ello le supondría». En la misma línea señala que cuando se emitió «el informe probablemente prevaricador de Peñalver de 31-1-2006 -sobre uno de esos planes parciales-, ya existían contactos fuera de todo lugar con Ramón Salvador, con visita a su yate para tratar de temas profesionales».

Castillejos no da credibilidad alguna a la versión del arquitecto de que se encontró casualmente en el yate con el promotor y que se quedó allí a dormir porque habían bebido. Tras afirma que esa explicación es «inverosímil», el juez asegura que «el alcohol se diluye en sangre en unas horas y no hace falta esperar los dos días que aguardó Peñalver».

Nada de Sánchez Carrillo

Al contrario de lo establecido respecto del exjefe de Planeamiento, el instructor no admite la petición del fiscal de investigar en esta pieza separada las relaciones de Ramón Salvador con el exconcejal Antonio Sánchez Carrillo y el abogado Carlos Valcárcel Siso, ya que los hechos no están vinculados a este procedimiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos