Tres heridos en un robo con violencia en una finca de Beniel

Dos agentes de la Guardia Civil observan la puerta reventada de entrada a la finca./Nacho García / AGM
Dos agentes de la Guardia Civil observan la puerta reventada de entrada a la finca. / Nacho García / AGM

La Guardia Civil busca a entre 3 y 5 encapuchados, de origen magrebí, que accedieron a la propiedad tras reventar la puerta con el coche de un panadero

JUAN RUIZ PALACIOS y JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

Llegó a las 6 horas, como cada mañana, para dejar el pan en una finca de lujo situada al final de la calle Escuelas, en El Raiguero (Beniel). Pero lo que menos se esperaba este empleado de la panadería del pueblo era que iba a encontrarse con entre tres y cinco encapuchados. Estos le propinaron una paliza para robar su furgoneta. Después, cogieron el vehículo y reventaron, literalmente, la puerta de entrada a la propiedad.

La Guardia Civil busca a los encapuchados, al parecer de origen magrebí, que ayer entraron a robar de forma violenta en esta vivienda de Beniel. Los agentes centran sus investigaciones en un robo con violencia e intimidación, aunque por el momento no descartan otras hipótesis. El suceso se saldó con tres personas heridas: el repartidor de la panadería, el dueño de la casa y su hijo. Estos dos últimos estaban acompañados de sus respectivas esposas. En un primer momento, los heridos fueron atendidos 'in situ' por los Servicios de Emergencias, pues presentaban diversos derrames y hematomas. Posteriormente, fueron trasladados al Hospital Reina Sofía para descartar lesiones más graves.

Según fuentes consultadas por 'La Verdad', los hechos se produjeron pasadas las seis de la mañana. Los ladrones, después de hacerse con la furgoneta, consiguieron acceder a la vivienda reventando con el vehículo la puerta de entrada. Una vez dentro de la finca, condujeron hasta el chalé de la misma y entraron en el inmueble, donde padre e hijo pusieron resistencia para tratar de frenar el ímpetu de estos amigos de lo ajeno. Durante el forcejeo, los moradores de la casa fueron los que salieron peor parados, al recibir una paliza. Sus esposas, sin embargo, no resultaron heridas y, al parecer, alertaron a la Policía Local del suceso.

Los agentes se desplazaron hasta la casa, pero no vieron nada extraño. De hecho, llamaron a la puerta, aunque nadie les abrió, por lo que se marcharon. Los investigadores tampoco descartan que los asaltantes se encontraran dentro de la vivienda cuando los policías acudieron al lugar. Posteriormente, se personó en el inmueble la Benemérita.

Según las mismas fuentes, cuando la Guardia Civil llegó a la casa, los ladrones ya se habían marchado. «Han robado una suma de dinero y uno de los tres coches que había en el interior», apuntaron. Horas más tarde, ese vehículo fue localizado por los agentes abandonado en la pedanía de Orilla del Azarbe.

Conmoción en el pueblo

Beniel amaneció consternado por la noticia, que comentaban todos los vecinos en los corrillos de los bares y establecimientos de la localidad. «Los clientes no paran de decir que al padre y al hijo les han pegado una paliza», explicó a este diario Francisco Sabater, responsable de uno de los bares de la zona. En la barra, otras dos personas comentaban que «se dice por aquí que les han dado una 'pasá' de palos y les han robado dinero y joyas».

Desde la panadería prefirieron no hacer declaraciones. Tan solo se limitaron a asegurar que «nuestro repartidor no tiene nada que ver con el suceso. Él estaba colgando la bolsa del pan cuando ha pasado todo». Otra vecina confirmó que a este empleado «le han dado muchos palos, pero me acaban de decir que, por suerte, no tiene ninguna fractura».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos