Un taxista murciano denuncia que unos clientes le tuvieron secuestrado durante 4 días

Un taxista de Murcia accionando el taxímetro de su vehículo./Israel Sánchez / AGM
Un taxista de Murcia accionando el taxímetro de su vehículo. / Israel Sánchez / AGM

La Policía Local detiene en Madrid a los tres sospechosos, después de que el chófer alertase de su situación en una gasolinera

EFEMurcia

La Policía Municipal de Madrid ha detenido a tres personas acusadas de secuestrar durante cuatro días a un taxista de Murcia al que contrataron en esa provincia para trasladarles a la capital y luego obligaron a seguir con ellos por Madrid, junto a dos niños que han sido derivados a servicios sociales.

Según ha informado la Policía Municipal, los arrestos se practicaron ayer sobre las 13.15 horas en el distrito de Puente de Vallecas, después de que una patrulla viera en una gasolinera un vehículo de siete plazas que les pareció sospechoso e iba ocupado por seis personas y una gran cantidad de enseres.

Al acercarse al conductor, éste se bajó y, con actitud nerviosa, relató a los agentes que estaba siendo víctima de un secuestro por parte de las personas adultas que iban en el vehículo: un matrimonio y un hombre que viajaban con dos hijos de la pareja, de 6 y 13 años.

Relató que él pertenece a un servicio de taxi de larga distancia ubicado en Murcia y había sido contratado por esas personas para ir desde allí a Madrid.

Salieron el lunes día 12 y desde ese momento estaba siendo retenido contra su voluntad y obligado a realizar viajes por la cercanías de Madrid con los mismos ocupantes, bajo amenazas de atentar contra su vida y la de sus familiares.

Solo había podido contactar con su mujer por mensajes telefónicos, explicándole que le habían amenazado con un machete y pidiéndole que no denunciara por miedo a represalias.

Los agentes identificaron a los ocupantes del vehículo: un hombre de 45 años, su mujer de 40, otro hombre de 26 y dos hijos de los primeros de 6 y 13 años.

Estos menores relataron que llevaban desde el lunes durmiendo en el vehículo y, al confirmarse que esto era verdad, se les trasladó a un centro de acogida.

Los tres adultos, todos españoles -dos de ellos de Murcia y uno de Madrid-, fueron arrestados por un delito de detención ilegal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos