Treinta municipios logran una rebaja interanual del paro mayor que la media regional del 6,98%

El SEF alerta de que en Murcia, Cartagena, Molina y San Javier el descenso del desempleo es menor y que Aledo y Villanueva son los únicos donde crece

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

Una treintena de alcaldes tienen motivos para ver medio lleno el vaso del mercado laboral municipal. La tasa interanual de reducción del paro de treinta localidades es mayor que la media regional y solo quince están por debajo de la línea de corte. Así lo revela un informe del Servicio de Empleo y Formación (SEF) de la Región, en el que se analiza el desempleo en cada uno de los 45 municipios, entre noviembre de 2016 y noviembre de 2017.

No obstante, advierten de que «como la cifra de paro registrado en los municipios pequeños es baja, cualquier cambio, por pequeño que sea, puede hacer que el porcentaje de variación sea grande, lo que distorsiona el análisis global». Así, aunque la media interanual de reducción del desempleo es del -6,98%, al pasar de 119.792 desempleados en noviembre de 2016 a los 111.436 del mes pasado, Albudeite lidera el ranking al apuntarse una bajada del -23,2%, pese a sacar del paro a solo 45 vecinos.

Por ello, los propios técnicos apuntan que la mejor manera de obtener una radiografía fiable es analizar los municipios que acaparan el 75% de los parados de la Región. Esta criba revela, según el informe, que «las localidades que han tenido un descenso mayor del paro han sido las de Torre Pacheco (-9,67%), Águilas (-9,32%), Jumilla (-9,03%) y Lorca (-8,94%)». Por contra, los técnicos alertan de que el descenso ha sido menor que la media regional del-6,98%, en Cartagena (-6,65%), Molina de Segura (-5,85%), Murcia (-5,73%) y San Javier (-2,25%).

La localidad pachequera ha logrado reducir la tasa de paro en 12 de las 17 ramas de actividad analizadas. En este municipio, la agricultura es la locomotora de las contrataciones, algo esperable, pero lo reseñable es el segundo puesto de la construcción (44 contrataciones) y el tercero de las actividades profesionales, científicas y técnicas (40).

Lo más preocupante es que la hostelería lidera las cifras de paro por sectores (15 parados más), junto a las agencias de colocación (15).

En Águilas, el mejor comportamiento se lo han anotado la hostelería y la construcción, mientras que los peores datos interanuales han sido para las actividades administrativas y auxiliares a las empresas y la agricultura. La alcaldesa, Mari Carmen Moreno, achaca la buena tasa de reducción de paro «a que los programas mixtos de formación que hemos ofertado han sido sobre la construcción y han tenido un índice altísimo de inserción laboral entre los vecinos, bien con contrataciones en obras de Lorca o en pequeñas empresas para hacer reformas y trabajos menores de albañilería».

Para 2018, el Ayuntamiento quiere contribuir a que el vigor laboral no decaiga y se convocarán cinco plazas para la Policía Local, una de informático, otra de arquitecto técnico y una bolsa de auxiliar administrativo. Además, en el sector privado, la empresa Looije Águilas construirá nueva sede en el polígono industrial El Labradorcico, en una superficie de 30.000 metros cuadrados. «Tienen la previsión de generar cien empleos en tres años», avanza Moreno. La otra pata en la que la regidora quiere sustentar la reducción del paro es en el Plan General de Ordenación Urbana: «Se aprobará el primer trimestre del año; lo más destacado es que el suelo industrial se quintuplica. Esto supondrá un antes y un después».

En la ciudad lorquina, las actividades científicas han contratado a 98 personas, anotándose el mejor dato de empleabilidad de las diecisiete ramas de actividad analizadas. La construcción se sitúa en segunda posición, con 85 contrataciones. El comercio (10 parados más) y la agricultura (8) son los que se apuntan los incrementos de desempleo mayores.

En Jumilla, la agricultura no pierde comba, con 120 parados menos, pero llaman la atención los repuntes interanuales en las contrataciones del comercio al por menor (+20) y de la Administración Pública (+14). La alcaldesa, Juana Guardiola, apunta a que una de las claves se debe a que este año el Ayuntamiento ha convocado ocho bolsas de empleo. «Nos han permitido contratar a vecinos para cubrir bajas». La regidora considera que para combatir la lacra del desempleo, los ayuntamientos deben «mover el sector público» y para 2018 tienen previsto «convocar entre cuatro y cinco plazas de Policía Local, que se incluirán en los presupuestos». También ampliarán un 10% las bonificaciones del impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras (ICIO) para reformas y ampliaciones de empresas agroalimentarias.

Los datos menos positivos de las urbes que acaparan a tres de cada cuatro parados, según el SEF, se los apunta Molina de Segura, donde seis de las 17 ramas de actividad escrutadas reflejan un aumento de parados: agricultura (+44), actividades científicas (+37), educación (+20), comercio al por menor (+19), actividades auxiliares de empresas (+7) y actividades sanitarias y de servicios sociales (+6).

En Cartagena, llama la atención que el nivel de contratación del campo se ha visto superado ya por cinco sectores y que, en una ciudad tan turística, sea la hostelería la que mayor cifra de nuevos desempleados aporte a la estadística (40 más).

En Murcia son las ETT las que más paro han generado (151), seguidas de las actividades administrativas (38), las sanitarias y servicios sociales (33) y las empleadas del hogar (31). De forma que la capital se queda más de un punto por debajo de la media interanual de reducción de paro.

La tasa más baja de noviembre a noviembre es para San Javier, con un -2,26 frente al -6,98 regional. La alcaldía le quita hierro al dato: «Lo importante es que la progresión de bajada de desempleados se mantiene desde los últimos años». Y avanza que se trabajará para mantener constante la bajada con un plan de impulso económico «con reducciones de impuestos que faciliten la creación de empresas y puestos de trabajos». Sin embargo, en el comercio minorista ven «con preocupación» que su sector sea el segundo que más parados gana de noviembre a noviembre (+28). «Se ha notado la decadencia de la temporada de verano por la mala imagen del Mar Menor y la caída del consumo por las inundaciones de diciembre de 2016», subraya como causas del dato negativo José Manuel Flores, vicepresidente de la Asociación de Comerciantes Único de San Javier.

La peor parte del informe del SEF se la lleva Aledo, con una subida del paro del 8,33%, a quince puntos de la bajada media regional. La causa: el haber ganado 5 desempleados en un municipio de apenas 940 habitantes. Su alcalde, Juan José Andreo, admite que es «sorprendente» que Aledo sea el colista y lo relaciona con dos factores: «Sufrimos un paro técnico. Los trabajos están vinculados a la agricultura y, al finalizar la campaña, se acaba la actividad. La otra explicación es el retraso en la tramitación de las ayudas de garantía juvenil». El trámite ya se ha hecho y se podrá contratar a cuatro jóvenes.

El estudio del SEF refleja en términos generales que la agricultura reduce el paro a menor ritmo (687 parados menos) y se ve superada por otras ramas que se muestran más vigorosas laboralmente, como las actividades científicas y técnicas (-1.072), la industria (-1.398), la construcción (-2.041) y los servicios (-3.563). La reducción de las hectáreas cultivadas en la Región a causa de la sequía está generando desempleo; valga como ejemplo que en Molina 44 jornaleros se han quedado sin tajo.

No obstante, los técnicos resaltan otros puntos del informe como que «el paro de larga duración continúa con descensos anuales por encima de la media regional». Además, en los últimos doce meses se han hecho 64.147 contratos indefinidos y el incremento con respecto al mismo periodo de 2016 «está por encima del 11%».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos