El Trasvase renace después de diez meses sin una gota

El agua del Tajo entrando ayer en el pantano del Talave. / CHS

Las aportaciones al sistema de Entrepeñas y Buendía siguen creciendo a razón de 14 hectómetros diarios debido a las lluvias

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

Lleva 39 años funcionando, pero es como si lo hiciera por primera vez. Después de diez meses sin transportar una gota, el acueducto Tajo-Segura renació ayer con la llegada al pantano del Talave de los primeros caudales autorizados la semana pasada por el Ministerio de Agricultura. Se trata del primer envío de 20 hectómetros cúbicos para este mes, al que seguirán otros en mayo y junio, si se comprueba que existen excedentes suficientes en los embalses de cabecera.

Todo apunta a que será así, ya que el sistema de Entrepeñas y Buendía almacenaba ayer 515 hectómetros, por lo que cuenta con unos excedentes trasvasables de 115 hectómetros, según la ley del Memorándum. Las previsiones indican que seguirán aumentando las reservas, ya que los caudales de entrada en ambos hiperembalses alcanzaron ayer tarde los 161 metros cúbicos por segundo, el equivalente a 14 hectómetros diarios. Los técnicos estiman que hay nieve acumulada en la zona equivalente a otros cien hectómetros para las próximas semanas y meses. El Gobierno de Castilla-La Mancha, que rechaza este desembalse, propuso que la línea roja no trasvasable se eleve hasta los 510 hectómetros.

Viaje hasta el Postrasvase

En el supuesto de que alcancen los 645 hectómetros en mayo, el sistema entraría en el Nivel 2 que permitiría trasvasar hasta 38 hectómetros por mes. La autorización de la ministra se ciñe a 20 hectómetros mensuales para en este trimestre.

Los caudales se contabilizan en origen, por lo que hay que descontar un 10% de las pérdidas de transporte. Los regadíos del Sureste vinculados al Trasvase -no se incluyen los cultivos tradicionales que dependen del río Segura- recibirán el 60% de estos caudales; el resto es para la población. Desde el pantano del Talave, situado en el municipio albateceño de Liétor, el agua procedente del Tajo discurre por el río Mundo hasta el embalse de Camarillas, y a partir de ahí conecta con el río Segura. El caudal 'viaja' hasta el Azud de Ojós, en el centro de la Región de Murcia, desde donde parten los canales del Postrasvase de la margen derecha (hacia Lorca y Almería) e izquierda (hacia Cartagena y Alicante).

«Un pequeño alivio»

La Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) 'inmortalizó' ayer la llegada del agua del Tajo con fotografías y vídeo. El presidente de la demarcación, Miguel Ángel Ródenas, manifestó que estos caudales suponen «un pequeño alivio en una situación gravísima» en la cuenca, tras un año sin poder regar en una zona de 130.000 hectáreas de regadío del que depende un sector socioeconómico que da empleo a miles de personas.

Ródenas, desde la presa de Talave, señaló a los periodistas que «hoy es un buen día para la cuenca tras un año de restricción. Por fin hoy tenemos agua», añadió. Explicó que los caudales están llegando desde la madrugada de ayer a razón de 10 metros cúbicos por segundo, hasta completar los 20 hectómetros cúbicos para este mes, de los que 7,5 serán para el abastecimiento humano de una población de tres millones de personas. En un plazo de dos a tres semanas se enviará toda la asignación.

Miguel Ángel Ródenas explicó que el acueducto «está sometido a unas reglas perfectamente claras que se han aplicado. Hasta este momento no había agua de sobra y no se ha trasvasado, pero ahora las reglas dicen que sí».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos