El ICO se implica para ayudar al Consistorio al aplazar 5 años la amortización de préstamos

Juan José Cánovas. /
Juan José Cánovas.

El acuerdo, que afecta a cinco operaciones por valor de casi 20 millones de euros, amplía el plazo de carencia, con cargo al Fondo de Ordenación y de pago a proveedores

Zenón Guillén
ZENÓN GUILLÉNMurcia

El Ayuntamiento de Totana sigue ganando tiempo frente a la presión financiera que le tiene con el agua al cuello. El alcalde, Juan José Cánovas (IU), ha suscrito recientemente un acuerdo con la entidad gestora del Instituto de Crédito Oficial (ICO), en este caso a través de Bankinter, para ampliar a cinco años el período de carencia de los préstamos formalizados a cargo del Fondo de Ordenación y con el Fondo para la Financiación de los Pagos a Proveedores de Entidades Locales, impulsado por el Ministerio de Hacienda y Función Pública.

La medida establece la ampliación del calendario de amortización, con un aplazamiento adicional de tres años y los tipos de interés que tuvieran fijados, lo que permitirá al Consistorio «un respiro muy importante» en los próximos ejercicios sobre préstamos en 2015 y 2016, que suman casi 20 millones de euros.

El Pleno ya aprobó, en sesión urgente y extraordinaria, en abril, una moción de la alcaldía que solicitaba la adhesión a la medida adoptada por la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos para modificar las condiciones financieras de estos préstamos realizados en el marco de la resolución ministerial.

La medida permite ganar tiempo para hacer la deuda sostenible ante las maltrechas arcas

La modificación concreta consistía en obtener un período de carencia adicional, aumentando también el plazo de amortización; de forma que supondrá un alivio millonario para las maltrechas arcas municipales en los próximos cinco ejercicios. En concreto, permitirá aplazar una parte de la deuda (19.374.794,46 euros) hasta los años 2021 y 2022, superando con creces la actual legislatura y entrando en la mitad de la próxima.

Así, se ejecuta el acuerdo plenario, mediante la ampliación de los períodos de carencia en un total de cinco préstamos formalizados y cuyos periodos sin abonar capital se contemplaban inicialmente en solo dos ejercicios, de forma que se pasa de dos años de carencia -período en el que solo se abonan intereses- a cinco años.

Hay que tener presente que esas cantidades se dirigían, básicamente, a pagos de sentencias en firme y ayudas financieras conseguidas en el marco del Plan de Ajuste.

El regidor reconoce que la deuda «continúa siendo una cantidad muy importante para nuestra todavía maltrecha economía, porque «no deja de ser una modesta cifra» -comparado con el volumen total del pasivo, que supera los 100 millones de euros-. Aún así, reivindica que «hemos hecho frente a sentencias y deudas generadas por anteriores gobiernos del PP, evitando la quiebra de nuestras finanzas o el embargo de los pocos bienes que podrían ser embargados».

Cánovas, que dirá adiós como alcalde en dos semanas, en virtud del pacto de gobierno con el PSOE, insistió en que «con este acuerdo, se confirma el compromiso de aplicación del Plan de Ajuste que está vigente vinculado a las operaciones de crédito cuyos plazos de carencia se van a modificar, aceptando la imposición de medidas del Ministerio». Además, resaltó que se han negociado unos «exiguos» intereses (el 0,418 al 1,311%) frente al 6,5% firmado por gobiernos anteriores del PP y con cláusulas de usura. Por ello, hizo hincapié en que cualquier entidad con alto nivel de endeudamiento, como es el caso del Ayuntamiento de Totana, «daría lo que fuese por una carencia en pago de capital de cinco años; mientras, podremos implementar medidas que recuperen y tiendan a estabilizar la deuda convirtiéndola en «sostenible».

Temas

Totana

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos