La empresa inicia obras de urgencia contra los derrumbes en La Bastida

Los técnicos inspeccionan el estado del yacimiento./Ayto
Los técnicos inspeccionan el estado del yacimiento. / Ayto

Los trabajos destinados a consolidar la muralla se desarrollarán durante los próximos tres meses

Zenón Guillén
ZENÓN GUILLÉNMurcia

Las obras de emergencia para la conservación del yacimiento de La Bastida han comenzado ya, tras el tira y afloja entre Comunidad Autónoma y Ayuntamiento de Totana para acelerar las actuaciones ante el riesgo de derrumbes en la muralla. El Consistorio adjudicó a la empresa Restauralia Cartago S.L. los trabajos de emergencia para la rehabilitación del enclave arqueológico por un importe de 60.000 euros, financiados de forma íntegra por la Dirección General de Bienes Culturales. El plazo de ejecución se alargará durante tres meses.

El pasado 28 de septiembre, la Junta Local de Gobierno solicitó dicha subvención a la Consejería de Turismo, Cultura y Medio Ambiente para ejecutar la intervención, después de que técnicos de Patrimonio Histórico visitaran la muralla del Barranco Salado, existente en este complejo de la Edad del Bronce -hace unos 4.200 años-, con el fin de evaluar su estado y acometer mejoras que eviten su degradación progresiva por las inclemencias meteorológicas.

La Consejería dictó una orden el pasado 20 de septiembre liberando una partida para ejecutar dichas obras en este bien, propiedad del Consistorio y del que es el responsable de su conservación, custodia y protección, para asegurar su integridad y evitar su destrucción conforme a la Ley de Patrimonio Cultural.

Los trabajos se han iniciado esta semana con la finalidad de priorizar y consolidar las partes del yacimiento sobre las que ya se ha actuado para preservar los restos arqueológicos. La pretensión es actuar sobre los problemas de cimentación existentes por el efecto de las escorrentías, así como para garantizar la seguridad en la zona.

Así se hace una limpieza de elementos disgregados o con riesgo de desprendimiento en una superficie estimada de 150 metros cuadrados y actuaciones en los muros mediante la aplicación de consolidantes de cal, morteros y revestimientos. Además, se procede a la recolocación y reintegración de los elementos pétreos desprendidos para garantizar la sujeción, además de la construcción de una red de canalización.

Temas

Totana

Fotos

Vídeos