Coato aprueba las cuentas de madrugada y entre la indignación de los más críticos

Una multitud de socios agolpados ante la caseta donde se acreditaban para la asamblea./Paco Alonso / AGM
Una multitud de socios agolpados ante la caseta donde se acreditaban para la asamblea. / Paco Alonso / AGM

La asamblea empezó con cuatro horas de retraso, tras comprobar el acceso de cada uno del más de medio millar de socios asistentes, y en un ambiente muy crispado

Zenón Guillén
ZENÓN GUILLÉNMurcia

Con sueño, mucho frío y un cabreo monumental. Así acabaron muchos de los socios de la Cooperativa Agrícola de Totana (Coato) que asistieron a la asamblea general en la que se tenían que aprobar las cuentas del último ejercicio, marcadas por el conflicto existente entre los gestores de la entidad y los productores de almendra, como consecuencia de las liquidaciones de la campaña del pasado año. Cerca de las 3 de la madrugada del viernes concluyó la reunión, que empezó pasadas las 9 de la noche, tras cuatro horas de retraso, en un clima de mucha tensión.

La junta directiva de Coato, presidida por José Luis Hernández, justificó la demora en el comienzo de la sesión por la «multitudinaria» asistencia, lo que motivo «la necesidad de garantizar la acreditación y posibles representaciones de los numerosos socios asistentes». La cúpula de la entidad reconoce que esa circunstancia acarreó «un intenso debate entre un grupo de productores de almendra, la dirección, el consejo rector y el resto de los socios».

Una crispación que fue acrecentándose en ese proceso de verificación de datos para ver quiénes podían o no participar, así como a la hora de clarificar los poderes de representación que portaban algunos de los socios. Y es que la asamblea, que estaba anunciada para las 5 de la tarde en segunda convocatoria, acabó dilatándose tanto que exasperó más aún los nervios de los presentes, la mayoría agricultores de avanzada edad.

El consejo rector avala un resultado del 74% a favor de la gestión, gracias al mayor peso de la cúpula con el voto de representación

«Ha sido un escándalo, nos hemos sentido maltratados», señaló Trinidad Sánchez, que junto a su hermano Carmelo, presente en la asamblea, denunció lo ocurrido. «Si mi padre Pedro, miembro de la cooperativa desde su fundación en 1979, y de la que se sentía tan orgulloso, hubiera visto esto que ha pasado, sentiría un dolor inmenso», asegura Trinidad, que reconoce que se plantean abandonar Coato. Socios productores de almendra y aceite del Campo de Cartagena, lamentan que «encima de los problemas de la falta de agua, sufrimos ahora el puteo de la cooperativa, que no nos paga lo que debe».

Hay que tener en cuenta que tanto a solicitud del consejo rector, como de los socios críticos, la asamblea se celebró con la presencia de un notario, que fue el encargado de levantar acta de todo lo que ocurría, recogiendo todas y cada una de las incidencias y manifestaciones que fueron realizadas por los asistentes, tanto verbalmente como por escrito, antes y durante la asamblea, así como en las propias votaciones.

Un portavoz oficial de la sociedad manifestó que, tras la votación secreta, «el 74%, las tres cuartas partes de los votos, aprobó la gestión y las cuentas del ejercicio 2016-2017 que el grupo de socios almendricultores críticos pretendía que no saliesen adelante para bloquear la actividad de la cooperativa, tal y como habían anunciado reiteradamente en diversas redes sociales».

Hay que apuntar que el número total de miembros que ejercieron el derecho en la asamblea fueron 603, según Coato, de los que 167 contaba con representación de voto. Además, distintos socios cuentan con el llamado 'voto plural', que supone disponer de un mayor número de sufragios en función de su aportación productiva a la cooperativa. De esa manera, se computaron exactamente 1.586 votos en la urna, de los que 1.169 fueron favorables. Por ello, el consejo rector manifestó «su enorme satisfacción por el abrumador apoyo a su gestión, tanto del sector hortofrutícola como de los principales productores de almendra, que representan en conjunto, más del 85% de la facturación».

Un resultado oficial y una interpretación de los hechos que no comparten para nada los centenares de pequeños almendricultores de la entidad presentes, que evidenciaron su descontento con lo ocurrido y están dispuestos a ir hasta las últimas consecuencias acudiendo a la Justicia.

Desde la cúpula de la cooperativa mantienen que «la asamblea también conoció, antes de votar y aprobar la gestión y las cuentas del ejercicio 2016-2017, tanto el informe de auditoría del ejercicio, como el informe contable y fiscal del mismo período que fue expuesto por los responsables de las empresas filiales ACR y Promer, respectivamente».

El notario presente levantó igualmente acta del escrutinio y el resultado de las votaciones, realizadas en su presencia, dando fe de los resultados finales. El presidente de Coato dio por finalizada la asamblea, tras aprobarse por los socios presentes en ese momento la suspensión de la misma, trasladando al consejo rector la propuesta de abordar los puntos del orden del día pendientes -hasta una decena-, en una asamblea el próximo mes de enero.

Temas

Totana

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos