El PP de Toledo critica que Hellín venda agua para abastecer a pueblos de Murcia

Ana Guarinos (PP) y Rosario García. /ABC / PSCM
Ana Guarinos (PP) y Rosario García. / ABC / PSCM

Populares y socialistas se tiran los trastos a la cabeza en Castilla-La Mancha por una operación que le costará 360.000 euros a laMancomunidad del Taibilla

Julián Mollejo
JULIÁN MOLLEJOMurcia

Dirigentes del PP y el PSOE de Castilla-La Mancha se enzarzaron ayer en una agria polémica por la venta de agua del municipio de Hellín (Albacete) a la Mancomunidad de Canales del Taibilla para abastecer, entre otros, a 43 municipios de la Región de Murcia. La trifulca pone de manifiesto las contradicciones territoriales de los partidos políticos sobre el candente problema del agua.

La controversia, en la que se mezclan ciertas dosis de demagogia e inexactitudes, tiene su origen en el acuerdo alcanzado el 27 de julio, previa autorización de la Confederación Hidrográfica del Segura, por el que el Ayuntamiento de Hellín vendió los derechos de uso de dos hectómetros cúbicos de agua a la Mancomunidad de Canales del Taibilla. El caudal está destinado a abastecer tres poblaciones de la provincia de Albacete, 35 de la provincia de Alicante y 43 de la Murcia, como medida excepcional por la sequía que sufre la demarcación hidrográfica del Segura.

El agua procede de los recursos del río Mundo que la Confederación tiene asignados al municipio albaceteño y que éste no tiene previsto utilizar. A cambio, la Mancomunidad del Taibilla abonará 360.000 euros. El alcalde de este municipio, el socialista Ramón García, justificó este acuerdo «por la solidaridad necesaria con los pueblos que en la actualidad tienen una necesidad perentoria por la falta de agua, a consecuencia de la sequía de la cuenca baja del río Segura». Pero el PP, que en Murcia defiende los trasvases y la venta de derechos de agua, encendió ayer la mecha de la polémica en Toledo, dos semanas después del acuerdo, con una rueda de prensa ofrecida por la presidenta del grupo parlamentario popular en las Cortes de Castilla-La Mancha, Ana Guarinos. La diputada acusó al PSOE de vender agua «a escondidas y de tapadillo» de Castilla-La Mancha a Murcia y Alicante «para regadíos», operación de la que responsabilizó al presidente de esta comunidad, Emiliano García-Page, según informó Efe.

Guarinos calificó de «auténtico escándalo» esta venta de agua para el uso de regadíos en Murcia y Alicante -cuando en realidad es para abastecimiento humano-, «en un momento en el que ha habido dificultades para sofocar el incendio de Yeste porque no había agua en los pantanos». La diputada del PP cargó las tintas sobre la precaria situación de los pantanos de la cabecera del Tajo y los problemas de abastecimiento para consumo humano en varias poblaciones de Castilla-La Mancha para reprobar la falta de principios y coherencia del presidente castellano-manchego.

La airada denuncia del PP toledano fue respondida por la diputada socialista Rosario García Saco, cuyo partido en esta región defiende la clausura del travase del Tajo que dejaría en la ruina a miles de agricultures de Murcia, Alicante y Almería. García elogió la solidaridad del Ayuntamiento de Hellín por ceder recursos hídricos que no necesita para el abastecimiento de pueblos de Albacete, Murcia y Alicante.

Según García Saco, el Consistorio de Hellín está pagando derechos por 165 metros de agua por segundo que «no está usando y que se van al río». De ahí, resaltó la diputada, según Europa Press, que haya cedido de forma temporal y hasta el 30 de septiembre el uso de esos recursos hídricos «a pueblos que como Socovos y Letur, en Albacete, o alguno de Murcia, que se están abasteciendo con camiones cisternas porque no tienen recursos», algo que, en el caso de la Región, tampoco es cierto. Rosario García acusó a Guarinos de utilizar el problema del agua «de forma vergonzante y partidista», a causa de la «mala conciencia que tienen».

Asaja avisa sobre el abandono del campo por la sequía

La organización profesional agraria Asaja-Murcia alertó ayer de que uno de cada tres agricultores podría abandonar el campo murciano a corto plazo debido a la fuerte sequía que está soportando la Región. Según el secretario general de Asaja-Murcia, Alfonso Gálvez, «ante la gran crisis que está viviendo el campo murciano, fundamentalmente por la falta de agua, hemos previsto que uno de cada tres agricultores podría, a corto plazo, abandonar el sector agroalimentario regional, generándose un fuerte empobrecimiento en la renta agraria del medio rural». Gálvez agregó que «los cultivos más afectados son los de regadío, frutas y hortalizas, por lo que este abandono debilitaría el sector hortofrutícola murciano, uno de los motores más importantes de la economía regional». Por ello indicó que «es vital que el Ejecutivo de Mariano Rajoy trabaje para ejecutar el Plan Hidrológico Nacional, y con ello solucionar el déficit hídrico estructural que sufre la cuenca del Segura».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos