Un templo apartado pero lleno de tesoros

El santuario de la Patrona de Abarán es un auténtico museo que alberga obras de incalculable valor. Entre ellas se encuentran varias que proceden del taller de Francisco Salzillo, a las que se suman otras de autores tan relevantes como Baglietto, Sánchez Araciel o Dupart. Además, el templo atesora otras piezas, como una imagen gótica datada en el siglo XIV o un sagrario de comienzos del siglo XV. El mismo lugar acoge los restos del beato Filemón, un cuadro de Senén Vila, pintor del siglo XVII, y un Calvario del siglo XVIII. La Virgen del Oro, entronizada en un rico retablo, es una imagen sedente con el Niño, realizada en madera policromada por el escultor de Moratalla Domingo Blázquez. Esta colección, como advierten algunos abaraneros, obligaría al Ayuntamiento de la localidad y al Obispado de Cartagena a establecer un buen sistema de seguridad que permita proteger, más allá de las vitrinas donde se encuentran algunas de las piezas, de forma efectiva el entorno. Sobre todo, después de los robos que en los últimos tiempos se están produciendo en zonas apartadas y de campo.

Fotos

Vídeos