Tejerina y el PSOE se sacan los colores por no haber solucionado el déficit

Isabel García Tejerina.
Isabel García Tejerina. / EFE

La ministra reprocha a los socialistas su fracaso en la época de Zapatero, y estos acusan al PP de mercadear con el agua

AGENCIASMURCIA

La ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, intervino ayer en el Pleno del Congreso para responder a las críticas vertidas por el PSOE a propósito de la planificación del agua en España. Tejerina y el diputado socialista Manuel Gabriel González se tiraron los tejos en un debate en que cada quien trató de arrimar el ascua a su sardina. La ministra recordó que cuando el PP llegó al Gobierno solucionó las «deficiencias» que en esta materia no resolvieron ejecutivos anteriores. «Nos encontramos con dos legislaturas perdidas», enfatizó.

Por su parte, González insistió en que el Gobierno del PP «ha prometido agua aunque el pozo esté seco» y acusó al departamento de Agricultura de recortar en la materia y de enfrentar con sus decisiones a agricultores y usuarios. «Nunca pensé que desde su bancada hubiera la osadía de hablar de agua», ironizó la ministra, quien recordó que cuando su partido llegó a La Moncloa no había «ni un solo plan hidrológico de cuenca aprobado», cuando la UE exigió tenerlos listos en 2009. «En cuatro años, el Gobierno ha tenido que aprobar dos ciclos. En cuatro años ha tenido que hacer el trabajo de 12», presumió.

«Medidas improvisadas»

El Plan de Gestión de Riesgo de Inundación, que debió estar en marcha durante el mandato socialista, también se aprobó con el PP, recalcó la ministra. «Solo las autonomías gobernadas por el PP han implementado medidas adicionales a las del Gobierno. Creo que eso lo dice todo»

González criticó que Tejerina intente resolver la sequía que asola España «con medidas urgentes e improvisadas» y le acusó de «mercadear» y «de hacer política con el agua». La titular de Medio Ambiente respondió con decisiones tomadas en los últimos años, como las actuaciones en el ámbito de la PAC, en el ámbito fiscal y de la financiación de las exportaciones, y la aprobación de tres reales decretos de sequía en las cuencas del Duero, Júcar y Segura.

«Hemos realizado más de 28 actuaciones de emergencia por importe superior a 83 millones y hemos movilizado cerca de 280 hectómetros cúbicos adicionales en las cuencas del Segura y del Júcar para evitar restricciones», adujo Tejerina.

«Ni una sola gota»

El portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, Nacho Hernando, manifestó ayer que las previsiones indican que en menos de dos años no quedará «ni una sola gota de agua» en los embalses de cabecera del Tajo, «y el agua se habrá acabado para todos, sean castellanomanchegos, murcianos o valencianos». Hernando reivindicó un «diálogo necesario» en el ámbito nacional porque la falta de agua «no es un problema de territorios» sino de personas, que no tendrán agua para beber o para sus economías con independencia de su lugar de residencia. «Es un problema que hay que resolver desde una óptica global de España y no desde una óptica sectorial ni territorial», dijo.

Los agricultores de la Comunidad Valenciana, por su parte, reclamaron «aportaciones externas» para paliar la situación de sequía «extrema» en esa región.

Fotos

Vídeos