Tejerina pide a las confederaciones que se pongan en el peor escenario

EFEMADRID

El abastecimiento de agua al consumo humano «se suministrará sin ningún problema» hasta final de año, pero con los niveles de los embalses «muy bajos» habrá que «ajustar las dotaciones para otras actividades económicas», volvió a insistir ayer la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina. En una entrevista en Onda Cero, comentó que «nada desearía más que en mi mano estuviera traer agua a España, pero, ante la falta de lluvias, lo único que podemos hacer es gestionar lo mejor posible la que tenemos».

Explicó que la situación difiere en cada demarcación. «No todas las cuencas están igual de mal, las peores son las del Segura, el Júcar y el Tajo, y por ello he pedido a las confederaciones hidrográficas que se pongan en el peor de los escenarios en cada mes» para ajustar lo máximo posible sin que peligre el suministro.

Lluvias que no llegan

Apuntó que se debe seguir ahorrando «porque cada gota cuenta». Tejerina recordó que los municipios de más de 20.000 habitantes deben contar con un plan de emergencia. Los pronósticos de la Agencia Estatal de Meteorología adelantaron que noviembre y diciembre vendrían con más agua, pero la ministra lamentó que «estamos a mediados de noviembre y no hemos tenido ese agua». «Ha llovido muy poco, probablemente batiremos récord de temperaturas y el año hidrológico empieza con los embalses muy bajos», lo que obliga a planificar y hacer un seguimiento muy continuo del agua que hay «con un fin último, que a la población no le falte el agua», insistió.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos