Tejerina aprueba el trasvase máximo pese a la fuerte presión manchega

Cartel contra los trasvases en Sacedón (Guadalajara)./EFE
Cartel contra los trasvases en Sacedón (Guadalajara). / EFE

López Miras asegura sobre el desembalse, publicado ayer en el BOE, que «Murcia solo quiere el agua que sobra, y en España sobra agua»

Ricardo Fernández
RICARDO FERNÁNDEZ

Ya lo había anunciado días atrás, cuando señaló que en el asunto del Trasvase la cuestión era tan sencilla como limitarse a cumplir la ley del Memorándum, que establece que a partir de los 400 hectómetros cúbicos de reserva en la cabecera del Tajo pueden desembalsarse hasta 20 hectómetros mensuales a la cuenca del Segura. Y ayer, pese a las fuertes presiones que ha venido recibiendo desde Castilla-La Mancha, la ministra Isabel García Tejerina firmaba en el Boletín Oficial del Estado (BOE) la orden del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente del pasado día 3 por el que autoriza la transferencia de 60 hectómetros cúbicos de agua en los próximos tres meses.

La resolución deja sentado que los embalses de la cabecera del Tajo, Entrepeñas (Guadalajara) y Buendía (Cuenca) se encuentran en nivel 3, de situaciones hidrológicas excepcionales, y que el pasado 1 de abril ambos acumulaban un total de 463 hectómetros cúbicos (hm3).

Esta situación hidrológica concreta fija que la autorización de trasvases le corresponde al Ministerio, que tiene atribuidas las competencias sobre agua, previo informe de la Comisión Central de Explotación del Acueducto Tajo-Segura. Por tanto, en este nivel 3, el Ministerio de Medio Ambiente ha autorizado, de forma discrecional y motivada, el desembalse de un volumen mensual de hasta 20 hm3/mes para abril, mayo y junio. Sin embargo, el escrito advierte de que si en mayo o junio se constatara una modificación de la situación del nivel 3, se procedería a una nueva convocatoria de la Comisión Central de Explotación para revisar los acuerdos adoptados.

El último trasvase desde los embalses de Entrepeñas-Buendía al Segura se autorizó el 10 de mayo de 2017, con un total de 7,5 hectómetros cúbicos, ya que después de esa fecha los pantanos bajaron de los 400 hectómetros cúbicos de agua almacenada, que marcan el límite para trasvasar.

Una decisión «solidaria»

El presidente de la Comunidad, Fernando López Miras, aprovechó ayer una entrevista en 'Los Desayunos' de TVE para afirmar que la decisión adoptada por el Gobierno central no puede considerarse un trasvase «por los pelos o ajustado», como se viene manteniendo desde algunos ámbitos de Castilla-La Mancha, sino que «es un trasvase que marca la ley» y, más allá de eso, «un trasvase solidario».

Recordó que, hasta 2013, la reserva mínima para hacer trasvases era de 240 hm3 y luego subió a una reserva de 400 hm3 que «todos los técnicos entendieron que era suficiente para garantizar las necesidades de Castilla-La Mancha y de la cuenca del Tajo».

«La esencia (de la norma) es que, cuando ya están las reservas necesarias para cubrir las necesidades de los castellano-manchegos, lo que sobra va a venir a los murcianos, a los alicantinos y a los almerienses», remarcó López Miras.

Respecto a las desalinizadoras, aseguró que «el agua desalada siempre va a ser un complemento» porque «no se puede regar solo con este agua», y aunque admitió que el precio es importante, «no es lo decisivo», pues la Región «lleva muchos años pagando el agua más cara del país» y, a pesar de ello, «somos eficientes y efectivos». Sobre la cesión de derechos y la interconexión de cuencas, dijo que se debían acometer «con dos premisas: que sea medioambientalmente sostenibles, y preferencia a la cuenca cedente».

El presidente murciano advirtió además de que se comete un error «cuando enfocamos la escasez de agua como un problema solo de la Región, porque es un problema de todos los españoles. Yo no sé si en el resto de comunidades son conscientes de que, a día de hoy, no todos los españoles tienen garantizada el agua que necesitan. No se puede permitir esto en pleno siglo XXI». Así, reclamó que con el agua suceda lo mismo que con la energía, que «es accesible a todos los españoles en cualquier rincón del país».

«Cuando hablamos de agua, tenemos que hablar de unidad», reivindicó López Miras, quien manifestó que «jamás» va a permitir que se le quite agua «a nadie» para que vaya a Murcia. «Queremos lo que sobra, y, en España, afortunadamente, sobra agua, pero tenemos que regirnos por el principio de solidaridad».

En este sentido, llamó a concienciarse de que hay algunos territorios como Andalucía, Valencia, Alicante, Murcia y Castilla-La Mancha también donde «hay muchas personas con la incertidumbre de no saber si dentro de un mes van a tener agua».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos