Los técnicos temen nuevos brotes tras los casos de Guadalest y Benimantell

V. LLADRÓVALENCIA

Desde que hace un mes se confirmó el primer brote de 'Xylella' en Valencia (y en la Península Ibérica), en un campo de almendros de El Castell de Guadalest, los técnicos de la Conselleria de Agricultura han realizado cientos de análisis, de los que varios han dado resultado positivo, a falta de confirmarse definitivamente con pruebas genéticas. Ayer, en Benimantell, a solo un kilómetro de El Castell , se confirmó el segundo caso. Así que, por extensión, en los próximos días en Alicante se espera un goteo de nuevos brotes.

En la zona de Guadalest-Benimantell se han efectuado 109 análisis, pero solo ha habido resultados positivos en los almendros. Los técnicos de la Conselleria han tenido que redefinir el área de seguridad inicial, estableciendo los perímetros de cien metros alrededor, donde se eliminarán los ejemplares infectados. También ha definido un círculo de 10 kilómetros como zona tampón de seguridad, donde se redoblarán los controles de vigilancia, tratamientos fitosanitarios e inmovilización de material vegetal. Los críticos a los arranques de árboles, que son obligatorios para frenar la bacteria, alegan que, según habrían desvelado técnicos de la Conselleria, cabría que algunos ejemplares afectados llevaran años enfermos y no entienden que ahora haya prisas.

Otro punto de polémica es el dinero público disponible. La Conselleria defiende que la mayor aportación que el Ministerio de Agricultura tiene prevista para afrontar la 'crisis de la Xylella' en Valencia «no sea a costa del presupuesto para combatir otras plagas, como la 'Ceratits capitata', pues el plan contra esta mosca de las frutas exige asegurar las exportaciones citrícolas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos