La 'tardebuena' y la 'tardevieja' se imponen en la Región

Ambiente de 'tardeo' en el centro de Murcia durante la Nochebuena del año pasado./J. C. Caval / AGM
Ambiente de 'tardeo' en el centro de Murcia durante la Nochebuena del año pasado. / J. C. Caval / AGM

El presidente de Hostemur, Jesús Martinez, afirma que la gente prefiere echarse a la calle para el aperitivo y terminar sobre las 21.00 horas durante estas celebraciones

EPMurcia

Los restaurantes del centro de Murcia registraron un incremento bastante «curioso y sorprendente» de demanda de cenas de fin de año y cotillón, una oferta novedosa y que no se registraba en años anteriores, salvo en «dos o tres hoteles» y que este año llevó a colgar el cartel de completo en estos establecimientos.

Así lo hizo saber el presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo (Hostemur), Jesús Martínez, quien lamentó que la Nochevieja está «muy parada» este año en Murcia capital, pero sí que hay una quincena de restaurantes del centro de la ciudad que ofertan este tipo de paquetes y en los que «ya es impensable encontrar sitio para cenar en Nochevieja».

A diferencia de otros años, en los que las ventas de entradas y cotillones para discotecas y pubs estaba más o menos cerrado a principios de diciembre, señaló que este año no se observa tanto dinamismo. De hecho, sólo un par de fiestas destinadas al público más joven presentan más dinamismo, ya que este sector de edad es el más «fiel» a este tipo de fiesta nocturna.

En cambio, para el resto de sectores de edad, Martínez explica que las nuevas 'tardenueva' y 'tardevieja' desplazaron y modificaron todos los hábitos. De hecho, señaló que incluso las ventas de la noche de Halloween superan ahora a las de cotillones de Nochevieja. Ahora, explica, la gente se echa a la calle para el aperitivo y terminan sobre las 21.00 horas.

Martínez señaló que, en lo que respecta a los restaurantes y la hostelería, las reservas para cenas de empresas van «bastante bien» a lo largo del mes de diciembre, hasta el punto que «todas las fechas están llenas desde hace bastante tiempo» y la demanda se tiene que desplazar a otras fechas «menos importantes» porque no se les puede atender.

Además, Martínez remarcó que «ya no se mira tanto el precio» sino que el cliente busca más la relación entre «calidad y precio», lo que es un síntoma de recuperación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos