Un suplicio llamado LexNET

Protesta de los funcionarios por la lentitud y los parones en el programa LexNET.
Protesta de los funcionarios por la lentitud y los parones en el programa LexNET. / Vicente Vicéns / AGM

El TSJ ha registrado cinco incidencias de relevancia, al menos, con el sistema de 'papel cero', pero el cúmulo de pequeños problemas diarios que relatan todos los operadores jurídicos resulta incontable

Ricardo Fernández
RICARDO FERNÁNDEZ

Una mañana cualquiera en el moderno edificio que alberga la Ciudad de la Justicia de Murcia. Un relevante miembro de la carrera fiscal se levanta indignado de su mesa de trabajo y exclama: «¡Me largo a mi casa! ¡Llevamos toda la mañana sin poder trabajar!». Es la una de la tarde y, explica, LexNET ha dicho que nanay. Que si quieres arroz, Catalina. Y si LexNET, el ambicioso sistema informático de intercambio de documentación que ha acabado por decreto con el papel en la Administración de Justicia -así al menos tendría que haber sido-, dice que no hay tu tía, ya puedes ser el mismísimo Fiscal General del Estado o el ministro de Justicia que no hay manera humana de recibir o enviar informes, resoluciones, recursos..., ni es siquiera factible acceder a las diligencias judiciales.

LexNET ha sido noticia nacional estos días, a raíz de que se detectara un importante agujero en el sistema de seguridad que permitía a los ajenos acceder a cualquier sumario con un simple truco -cambiar un número en la barra de navegación-, con los riesgos de todo tipo que eso implica. La incidencia es, posiblemente, la más grave que se haya producido, pero el cúmulo de problemas pequeños y no tan pequeños que relatan jueces, fiscales, procuradores, abogados y funcionarios de la Administración de Justicia en la Región es interminable. No es de extrañar, teniendo en cuenta que las quejas, protestas y concentraciones reclamando soluciones han sido casi una constante en la puerta de los juzgados murcianos desde que el proyecto se implantó por estos lares, de forma pionera, el 1 de enero de 2016.

Además de que el sistema se reveló desde el primer minuto como excesivamente lento, farragoso y con constante parones o 'cuelgues', no tardó en producirse un incidente grave, la pérdida de 400 documentos, que afectó principalmente a los juzgados de lo Social y de lo Contencioso de Murcia.

En los primeros días de implantación se perdieron 400 documentos de los juzgados de Murcia

Desde entonces hasta ahora, el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Región ha registrado al menos cinco incidencias relevantes, con parones del sistema superiores a un hora y que, en algunos casos, se han extendido durante prácticamente toda una jornada. De todas ellas ha sido puntualmente informado el Ministerio.

La portavoz del TSJ confirma que el máximo responsable de la Administración de Justicia en la Región, Miguel Pasqual del Riquelme, ha trasladado en dos ocasiones al ministro «la importancia de que el sistema responda a las expectativas de los usuarios, con el fin de permitir ganar en eficiencia y productividad en los juzgados y garantizar el adecuado servicio a los ciudadanos». Lo cierto es que tampoco ha tenido empacho en reclamar públicamente esas mejoras cada vez que se le ha interpelado al respecto.

Por lo que se refiere a los profesionales que a diario tienen que lidiar con LexNET -el programa ha supuesto una inversión de 7,2 millones de euros desde 2010, en que comenzó a ser desarrollado-, el malestar sigue alcanzando cotas bastante elevadas. Especialmente entre los propios funcionarios de los juzgados, cuyo quehacer depende casi al 100% de este programa informático, y entre los procuradores, que son quienes asumen la mayor parte del trasiego de documentos hacia dentro y hacia fuera.

«En ocasiones hemos pasado horas sin poder entrar. Y aunque eso no es habitual, los parones son muy frecuentes y todo se hace muy lento y muy farragoso, porque para presentar cualquier documento hay que rellenar un montón de casillas», explica un conocido procurador, que admite que «nos está dando mucho trabajo y muchas preocupaciones».

Como alguna ventaja tenía que tener, este procurador explica que lo mejor de todo es que ahora puede reenviar con rapidez los correos con las notificaciones a los abogados. Algo es algo.

Fotos

Vídeos