La Verdad

El trasvase Tajo-Segura a su paso por la Región de Murcia. ::
El trasvase Tajo-Segura a su paso por la Región de Murcia. :: / LA VERDAD

Innovación legislativa para mitigar la escasez hídrica

  • Un novedoso proyecto de la UPCT, financiado por la Consejería de Educación y Universidades a través de la Fundación Séneca, analiza el funcionamiento de los mercados de agua en la Cuenca del Segura. Se trata de mejorar la eficiencia en la asignación de este bien mediante la cesión temporal de los derechos, lo que ha permitido incorporar recursos adicionales a la agricultura murciana

La escasez de agua es una realidad en la Cuenca del Segura, donde el cambio climático está produciendo una progresiva reducción de los recursos hídricos disponibles, aumentando la variabilidad e incertidumbre en el suministro, tanto para la agricultura como para el consumo doméstico. Sin embargo, el sector que más está sufriendo esta crisis hídrica es el regadío, un soporte fundamental de la economía de la Región de Murcia. A pesar de su importancia socioeconómica, la demanda agrícola no es prioritaria frente a la doméstica, de ahí que sea necesaria la adopción generalizada de medidas de adaptación a la escasez.

En el ámbito de la planificación, estas medidas suelen estar orientadas al incremento de la oferta de agua -mediante trasvases, desalación y reutilización-, a la mejora de la eficiencia del manejo y aplicación del agua -como la modernización de tecnologías, materiales y técnicas-, o a la regulación de la demanda de este recurso -esto es, los 'mercados de agua'- que tratan de mejorar la eficiencia en la asignación de este bien haciendo que el agua sea más utilizada por aquellos usuarios que generan mayor valor añadido, contribuyendo así a mejorar el bienestar de la sociedad.

A pesar de que las medidas de incremento de la oferta de agua y las actuaciones de modernización de regadíos suponen elevados costes económicos y ambientales, estos han prevalecido claramente sobre las medidas de gestión de la demanda que tienen asociados costes notablemente menores. Así, el desarrollo de los mercados del agua en la cuenca del Segura ha sido muy inferior al potencial de intercambio esperado en base a la experiencia de otros países.

Ante la angustiosa situación hídrica de la Región y el escenario político y económico del país, un equipo de investigadores expertos en la gestión de recursos hídricos ha decidido profundizar en el funcionamiento de los mercados del agua en la Cuenca del Segura, identificando sus limitaciones y aspectos positivos.

Se trata de un proyecto innovador que pretende generar nuevo conocimiento científico útil para fomentar los mercados del agua como medida efectiva para la mejora de la eficiencia en el uso de los recursos hídricos y la adaptación del sector agrario a los importantes impactos del cambio climático en la Región de Murcia.

Un análisis integral

Bajo el nombre 'Análisis económico, energético y de emisiones de gas de efecto invernadero de las trasferencias en los mercados del agua de la cuenca del Segura', un grupo de investigación de la Universidad Politécnica de Cartagena formado por los doctores Javier Calatrava, Bernardo Martín, José Francisco Maestre y David Martínez, y liderado por el catedrático Victoriano Martínez Álvarez, está trabajando en este proyecto, innovador desde el punto de vista legislativo, y que aborda cuestiones técnicas, económicas y ambientales de los mercados del agua.

Durante el primer año y medio de investigación dos han sido los objetivos principales. Tal y como explica Victoriano Martínez, el primero ha consistido en la caracterización y análisis integral del funcionamiento actual de los mercados del agua en la Cuenca del Segura. «Para ello, hemos visitado numerosas comunidades de regantes y otros agentes relacionados con la gestión del agua en la agricultura, realizando entrevistas y rellenado cuestionarios específicos. El fin era conocer las percepciones de los regantes sobre los mercados de agua y su desempeño actual; los factores técnicos, económicos o institucionales que explican su participación en dichos mercados; y el entramado institucional relacionado con las decisiones relativas a los mercados de agua».

Fruto de este minucioso trabajo es el Catálogo de Operaciones de los Mercados de Agua en la Cuenca del Segura, que el grupo de investigación de la UPCT ha elaborado con datos del periodo 1999-2015 y que, a su vez, se ha presentado en varios congresos, además de haber sido publicado en una publicación específica.

El segundo objetivo del proyecto de investigación ha sido la caracterización y análisis de conectividad de la infraestructura hidráulica disponible para el desarrollo de los mercados del agua en la Cuenca del Segura. Para ello, el investigador principal cuenta que «se ha procedido a la caracterización a partir de información secundaria de la infraestructura hidráulica disponible en la Cuenca y la correspondiente al trasvase Tajo-Segura, información que ha sido completada con la recogida mediante un cuestionario específico rellenado por numerosas agentes implicados en la gestión del agua en el regadío».

Evaluando la sostenibilidad

La parte más innovadora de este proyecto es que esta información se está implementando sobre un sistema de información geográfica (SIG), con el fin de analizar la conectividad entre los posibles agentes implicados en los mercados del agua en la Cuenca del Segura y preparar esta información para que sea utilizable en los próximos años de desarrollo del proyecto. «En este sentido ya se ha caracterizado el consumo energético asociado a los intercambios más relevantes en la Cuenca del Segura, y próximamente se comenzará a trabajar sobre la huella de carbono de los mismos», detalla Victoriano Martínez.

Tras la caracterización multidisciplinar de las características de los mercados de agua que se han producido hasta la fecha, y el estudio de la disponibilidad y adecuación de la infraestructura hidráulica disponible para su desarrollo, el proyecto evaluará el consumo energético asociado a las trasferencias, información que se agregará con los costes de conservación, mantenimiento y explotación para obtener estimaciones reales de su coste económico.

Seguidamente se analizará el nexo agua-energía-CO2 con la finalidad de conocer tanto la energía específica como las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) asociadas a los mercados del agua, información de interés estratégico a la hora de evaluar la sostenibilidad de los posibles intercambios de agua frente a otras medidas de adaptación a la escasez de agua, como pueden ser los trasvases o la desalación.

Y es que, según indica el catedrático, «actualmente se está dedicando mayor atención a las adquisiciones de agua marina desalinizada, como caso singular de los mercados del agua, ya que durante el año 2016 y 2017 ha experimentado un gran auge debido a la escasez de otros recursos hídricos alternativos. Bajo la coyuntura actual se prevé que el mercado de agua marina desalinizada atesore un protagonismo muy importante en los próximos años, por lo que también se está evaluando su consumo energético, su coste económico y las emisiones de gases de efecto invernadero asociados a este recurso hídrico emergente».

Un nuevo trasvase

Por todo ello, el total de la información generada durante el proyecto se utilizará para desarrollar un modelo de intercambios de agua en la Cuenca del Segura, que considere la infraestructura hidráulica disponible. Y es, precisamente aquí, donde se presente la mayor dificultad del proyecto y para el desarrollo de los mercados de agua. «No existe infraestructura que permita conectar la demanda de nuestra cuenca con una posible oferta en otras cuencas excedentarias. La única infraestructura significativa de conexión inter-cuenca es el trasvase Tajo-Segura, que ha sido el protagonista de las principales operaciones de los mercados del agua hasta ahora».

Para Victoriano Martínez y su equipo, «sería deseable disponer de otras conexiones inter-cuenca que abran nuevas posibilidades a los mercados, como en su día pudo ser el trasvase del Ebro». El conocimiento y las herramientas resultantes del proyecto serán precisamente de gran utilidad para la instrumentación de la política de demanda de agua.

Gracias a proyectos como este, financiado por la Consejería de Educación y Universidades, a través de la Fundación Séneca, una vez más Murcia será referente en temas de agua e innovación para otras comunidades o países, no sólo por los volúmenes de agua que suman los contratos de cesión temporal de derechos de uso de la Cuenca del Segura -tanto para consumo urbano (MCT) como para regadío (Scrats)-, siendo hasta el momento el principal agente de estos mercados en España, sino también por las acciones desarrolladas.

«Todas las medidas orientadas a compensar el déficit hídrico de la Cuenca del Segura son un referente para otras regiones o estados que abordan problemas similares de escasez o que, debido a los efectos del cambio climático en los recursos hídricos, los abordarán en el futuro», declara el investigador principal del proyecto. Cabe destacar que para la consecución y el desarrollo del 'Análisis económico, energético y de emisiones de gas de efecto invernadero de las trasferencias en los mercados del agua de la Cuenca del Segura' han colaborado distintas asociaciones de agricultores con la aportación de información y que, incluso, el Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (Scrats) y la Comunidad de Regantes del Campo de Cartagena (CRCC) han hecho una aportación económica del 10% del presupuesto total del proyecto.