La Verdad

El Consejo Escolar ve un «agravio» negar el título en ESO por Lengua y Matemáticas

  • El órgano consultivo debatirá hoy el dictamen, en el que también cree «anómalo» que se pueda superar el ciclo educativo con una nota inferior al 5

El Consejo Escolar debatirá hoy una ponencia de dictamen en la que considera «un agravio comparativo» que el real decreto que prepara el Ministerio de Educación con las exigencias académicas para poder obtener desde este mismo curso el título en Educación Secundaria Obligatoria (ESO) permita graduarse con hasta dos asignaturas suspensas, pero lo impida siempre que las materias no superadas sean a un tiempo Lengua y Literatura y Matemáticas.

El máximo órgano consultivo del Estado en materia educativa, en el borrador de dictamen que elaboró la semana pasada, y que hoy pueden confirmar o cambiar los 23 miembros de su Comisión Permanente, no entra en si le parece bien o mal que se pueda obtener el título de ESO con dos asignaturas suspensas. Pero sí considera que vetar, como hace el borrador de real decreto, que lo sean de forma simultánea Lengua Castellana (o la lengua cooficial) y Matemáticas «produce un tratamiento desigual del alumnado que podría ser considerado como un agravio comparativo y una dificultad añadida para la obtención del título» respecto a los estudiantes que se gradúen con dos suspensos en otras materias.

De hecho, el dictamen preliminar, que este martes se verá si el Consejo eleva a definitivo, sugiere al Ministerio «reflexionar sobre este problemática y sobre las posibles soluciones que cabe adoptar al respecto» antes de convertir en decreto un borrador que ya fue respaldado el mes pasado por todas las autonomías, incluido en este punto.

Las nuevas exigencias para obtener el título de ESO son similares a las que había hasta este curso, las que marcó la LOE. La ley socialista también permitía graduarse con dos suspensos, «excepcionalmente» hasta con tres, pero no ponía vetos explícitos sobre las asignaturas.

El Consejo también deberá decidir hoy si mantiene en su dictamen final la petición al Ministerio para que modifique lo que considera en la ponencia preliminar una «circunstancia anómala». Es el resultado de que el borrador de decreto no pida a los alumnos de ESO que tengan una nota media superior a 5 para poder graduarse, pero sí exija que esa calificación de final de etapa conste en el título oficial. Este doble hecho, dice la ponencia, puede llevar a que un alumno obtenga un título de ESO en el que diga que tiene una nota inferior a lo que se considera un aprobado, es decir, a un 5.