La Verdad

Noruega desbanca a Dinamarca como el país más feliz del mundo

Vista de Bergen, una localidad al suroeste de Noruega.
Vista de Bergen, una localidad al suroeste de Noruega. / Reuters
  • España mejora y se sitúa en el puesto 34 de este ránking, que mide factores como solidaridad, libertad, generosidad, honestidad, salud, ingresos y buen gobierno

Noruega se ha convertido en 2017 en el país más feliz del mundo, tras haber logrado superar a Dinamarca, Islandia y Suiza en la clasificación internacional que realiza cada año el Informe Mundial de Felicidad, elaborado por la Red de Soluciones de Desarrollo Sostenible (SDSN) y la Universidad de British Columbia.

"Al elegir producir su petróleo de forma deliberada e invertir en los procesos para el beneficio de generaciones futuras, Noruega se ha protegido de los notables altibajos que sufren otras economías ricas en petróleo", ha destacado el profesor de la Universidad de British Columbia John Helliwell. "Este énfasis en el futuro en lugar del presidente se hace más fácil de lograr con altos niveles de confianza mutua, objetivos compartidos, generosidad y buen gobierno. Todo esto se encuentra en Noruega y en los otros países líderes", ha añadido.

Noruega ha llegado a la primera posición de la clasificación, con 7.537 puntos, tras haber adelantado en el último año a Dinamarca, que lideró el ranking en 2016 y ahora suma 7.522 puntos, Islandia, que se queda con 7.504, y Suiza, con 7.494. "Los cuatro primeros países tienen puntuaciones elevadas en todos los principales factores que definen la felicidad: solidaridad, libertad, generosidad, honestidad, salud, ingresos y buen gobierno. Sus medias están tan cercanas que unas pequeñas variaciones pueden cambiar la clasificación de un año a otro", ha indicado la organización responsable de este estudio anual.

Finlandia, Países Bajos, Canadá, Nueva Zelanda, Australia y Suecia completan la lista de los diez países con mayor índice de felicidad, mientras que el último puesto de la clasificación se lo lleva República Centroafricana, seguida por Burundi, Tanzania, Siria y Ruanda.

Por zonas geográficas, el estudio pone de manifiesto, entre otras cuestiones, que en China las personas no creen que ahora sean más felices que hace 25 años, toda vez que sus evaluaciones sobre sus vidas se sitúan ahora en niveles que no llegan a alcanzar los estimados para los años 90. En Estados Unidos, la evaluación de la felicidad ha caído progresivamente desde 2007.

España mejora y avanza

España mejora este año su posición, subiendo hasta el puesto número 34, con 6.403 puntos, frente a la posición número 37 que tuvo en 2016, cuando se quedó con 6.361 puntos. El estudio recuerda que en su edición anterior España estaba junto a Grecia e Italia entre los países cuya población había percibido una mayor perdida de felicidad habiendo sido claramente afectados por la crisis económica internacional.

El Informe Anual de la Felicidad, que ha sido presentado este lunes en la sede de Naciones Unidas, en Nueva York, coincidiendo con la celebración del Día Internacional de la Felicidad, presta especial atención a los pilares sociales de la felicidad, incluida la felicidad en el mundo laboral. "Las personas tienden a pasar la mayoría de sus vidas en el trabajo, por lo que es importante entender el papel que el empleo y el desempleo tienen en la felicidad", ha explicado el profesor de la Universidad de Oxford Jan-Emmanuel De Neve.

El informe ha sido elaborado por la Red de Soluciones de Desarrollo Sostenible, con el apoyo de una beca de la Fundación Ernesto Illy, y ha sido editado por el profesor Helliwell, el Instituto Canadiense de Investigación Avanzada, el Programa de Bienestar del Centro de Gestión Económica del LSE y el profesor Sachs, que dirige la Red de Soluciones de Desarrollo Sostenible. El Informe Mundial de la Felicidad de 2017 estudia los datos recopilados en 155 países sobre varios indicadores que permiten evaluar cómo las personas perciben sus vidas mediante puntuaciones que van del cero al diez.