La Verdad

La violencia de género acaba con la vida de doce mujeres en mes y medio

Un guardia civil, ayer, en Daimiel, junto a los féretros con la madre e hija fallecidas. :
Un guardia civil, ayer, en Daimiel, junto a los féretros con la madre e hija fallecidas. : / EFE
  • El asesinato a puñaladas de una vecina de Daimiel y de su hija a manos del marido culmina un fin de semana repleto de agresiones familiares

La violencia machista no da tregua y 2017 ha comenzado como uno de los ejercicios con más crímenes de género desde que se tienen estadísticas fiables de esta lacra en España. En tan solo 44 días, cuando aún no se ha completado ni el primer mes y medio del año, son ya doce las asesinadas. Una mujer muerta a manos de su pareja o expareja cada menos de cuatro días.

Para hacerse una idea del grado de violencia de género con el que ha empezado 2017 basta saber que si los crímenes machistas continuasen al actual ritmo el ejercicio concluiría con 96 mujeres asesinadas, lo que prácticamente duplicaría las 52 del año pasado y situaría al país en una cifra sin precedentes de homicidios en el ámbito familiar.

Las siete mujeres fallecidas a manos de sus parejas en enero y las cinco muertas en las dos primeras semanas de febrero solo son superadas por los macabros arranques de año de 2007 y 2008, con 14 y 15 asesinatos, respectivamente, en los dos primeros meses (eso sí, contabilizados por completo). Se trata, de hecho, de dos de los ejercicios que concluyeron con un mayor número de crímenes machistas en la serie oficial histórica, con 71 en 2007 y 76 en 2008.

Las dos últimas víctimas se registraron ayer en la población ciudadrealeña de Daimiel. Sobre las nueve de la mañana, un hombre de 57 años mató a puñaladas en el domicilio familiar a su esposa, de 46 años, y su hijastra, de 18. Cuando los agentes de la Guardia Civil llegaron al piso encontraron los cuerpos de las dos mujeres tendidos en el suelo y ensangrentados y al hombre portando un cuchillo de grandes dimensiones, vestido tan solo con ropa interior y en estado de 'shock', por lo que lo detuvieron y encerraron sin resistencia alguna.

No consta que el presunto autor de este doble crimen, natural de Daimiel, tenga denuncias previas por malos tratos ni tampoco orden de alejamiento alguna, según confirmó la Guardia Civil. Sin embargo, la mujer asesinada había iniciado los trámites para obtener la separación matrimonial y, según algunas vecinas, recientemente les comentó que temía que su marido pudiera hacerle daño por su intención de dar por finalizada su relación y porque no habían alcanzado un acuerdo económico de divorcio. El doble crimen de Daimiel culminó un fin de semana repleto de violencia machista. Comenzó el viernes, en la localidad pontevedresa de Salceda de Caselas, donde un vecino se ahorcó convencido de que había matado a golpes a su mujer, que, sin embargo, logró salir con vida y se recupera en un hospital de Vigo de las lesiones en el cuello y la cabeza. Al día siguiente, un guardia civil mató a su mujer con su pistola reglamentaria y después se suicidó con el mismo arma en la vivienda familiar de Seseña (Toledo).

En la estadística de los doce mujeres fallecidas desde Año Nuevo no está incluida ni la superviviente de Salceda, ni la niña de menos de un año que mató su padre al tirarse el 3 de febrero con ella desde la ventana de un cuarto piso del Hospital La Paz tras discutir con la madre, ni las dos mujeres muertas en un complejo suceso ocurrido el domingo en la parroquia pontevedresa de Callobre de Estrada, cuya autoría y circunstancias la Guardia Civil aún no ha esclarecido oficialmente. Los agentes localizaron en esta vivienda de Galicia a la propietaria ahorcada y su marido y a su madre muertos por disparos de una escopeta hallada junto al varón.

La ola de crímenes machistas de 2017 se ha cebado especialmente con Castilla-La Mancha, donde residían cinco de las doce víctimas. Tres en pueblos de Toledo, dos en Seseña y una en Mora, y las otras dos, la madre e hija de Daimiel (Ciudad Real).

Pacto de Estado

Con el reto de poner freno lo antes posible a esta lacra, comienzan esta semana las sesiones de la subcomisión del Congreso de los Diputados que quiere cerrar en un máximo de seis meses un pacto de Estado para luchar contra la violencia machista. Un acuerdo que impulse nuevas medidas y reformas que acorralen a los maltratadores y que ponga en marcha una comisión de seguimiento permanente como la que ya existe para las pensiones a través del llamado 'pacto de Toledo'.

Las comparecencias de responsables institucionales y expertos las inaugurará mañana la presidenta del Observatorio contra la Violencia de Género, Ángeles Carmona. Este organismo, que gestiona y elabora las estadísticas judiciales y policiales, ya alertó a final de 2016 de que esta lacra no pierde fuerza y que las denuncias de maltrato baten todos los récords históricos, con una media de 400 víctimas diarias.