La Verdad

Por qué los solteros deberían celebrar San Valentín

Una mujer pasa ante una fachada decorada con un corazón.
Una mujer pasa ante una fachada decorada con un corazón. / Reuters
  • La psicóloga Ana Isabel Rosa nos descubre las razones por las que el día de los enamorados también es una celebración para 'singles'

Los escaparates de todo tipo de comercios se llenan de corazones y las redes sociales de nuestros amigos rebosan amor por todas partes. Las tiendas aprovechan el reclamo de San Valentín para llenar las arcas después de las rebajas y poco importan las diatribas personales contra el comercialismo de una fecha que ilusiona a tantísimas parejas. Pero ¿qué lugar ocupan los solteros en esta guerra entre los que sucumben al amor y los detractores de San Valentín?

Tanto los que van de derrota en derrota emocional como los que han decidido vivir en solitario tienen mucho que celebrar en este día. ''Por ejemplo, que se quieren a sí mismos'', apunta Ana Isabel Rosa, catedrática de Psicología en la Universidad de Murcia y asociada al Colegio de Psicólogos de la Región. La especialista asegura que San Valentín no debe verse solo como un día para los enamorados, sino ''como una forma de potenciar las relaciones cercanas entre personas que se quieren y fortalecer nuestros vínculos de amistad y familiares'', apunta.

Víctimas del amor

Muchos solteros adoptan una actitud negativa y defensiva cuando llega el día de San Valentín. En lugar de situarse como meros observadores de las celebraciones que llevan a cabo las parejas de su alrededor, sacan a pasear su victimismo en forma de rabia contra toda manifestación de amor.

De una forma u otra, la reacción de los solteros en San Valentín ''depende de la experiencia previa que haya tenido cada uno. A los que han vivido relaciones negativas o a los que nunca han encontrado el amor, este día puede recordarles su propia frustración'', explica la psicóloga. Sin embargo, precisamente ese tipo de solteros deben recordar que ''el victimismo nunca es positivo'', porque lejos de llevarnos a superar nuestros problemas, ''aumenta nuestra rabia y los hace más grandes''.

¿Qué consecuencias podría acarrearnos una actitud victimista en el día de San Valentín? La especialista en terapias de pareja lo tiene claro: ''Rumiar de forma continua lo negativo que nos ha pasado cultiva nuestras emociones dañinas, no nos deja ver nuestra parte de responsabilidad en esa relación fallida, nos incapacita para otras futuras relaciones, nos puede provocar ansiedad, incluso acarrear problemas depresivos al no haber elaborado bien ese duelo. Entonces desarrollamos una actitud doliente ante la vida que no nos ayuda para nada'', explica Rosa.

La importancia de quererse

Además de fortalecer nuestras relaciones con aquellas personas que nos aportan experiencias positivas y nos ayudan a crecer, San Valentín es la oportunidad ideal para querernos a nosotros mismos, ''por ejemplo, dándonos un pequeño homenaje o comprándonos un capricho, para celebrar que nos queremos'', apunta la psicóloga.

''La autoestima es un pilar vital para que nuestras relaciones amorosas funcionen'', explica, ''porque si uno no se valora a sí mismo, tendrá una necesidad de valoración muy fuerte por parte de su pareja. Y si tú no te valoras, es muy difícil que te sientas valorado por el otro, porque cuando uno mismo considera que tiene muy poca valía, lo que le suele pasar es que nunca le acaban de llenar sus parejas'', incide Rosa.

Cómo celebrarlo

Ana Isabel nos da cinco formas para que el día de los enamorados sea también una celebración para solteros, todas a través de la concienciación y el crecimiento personal. Ahí van:

1. Disfruta de tu presente y valora lo positivo que tienes en tu vida: amigos, familia, hobbies, tu relación contigo mismo.

2. Prémiate por lo que eres, por tu trabajo, por tus logros: es el momento de decirte bien fuerte ''yo también valgo mucho''.

3. Busca a alguien que te premie, te cuide o te valore en este día: algún amigo, un familiar, una persona especial en tu vida.

4. Si realmente quieres vivir en pareja, plantéate cómo quieres que sean tus futuras relaciones y mira qué medios tienes para conseguir esa meta.

5. Es un buen momento para analizar tu parte de responsabilidad en tus relaciones anteriores que no han funcionado, pero eliminando la culpa que no te lleva a ningún lado.

Dime de dónde vienes...

Y te diré quién eres. Esta versión del refrán es una forma para recordarnos que trabajar el autoconocimiento es el primer paso para el éxito en nuestras relaciones, pues ''uno de los grandes conflictos sociales que tenemos en la vida es que hay mucha falta de conocimiento personal sobre uno mismo, y eso nos dificulta todas las relaciones, la nuestra con nosotros mismos y con nuestra pareja'', asegura la psicóloga.

Rosa tiene muy claro que, para que una relación de pareja funcione, ''es muy importante que cada miembro conozca de dónde viene, cuál es su historia, cómo es su familia, por qué tenemos nuestra forma de ver la vida''. Pero para ello se necesita un trabajo personal ''muy grande, sin ese esfuerzo individual, es muy difícil que la pareja funciona bien. Porque lo que se hacen son proyecciones, intentar que nuestra pareja nos cubra necesidades que no nos han cubierto en el pasado... Cuando llegan a mi consulta, muchas parejas vienen pensando que hay un problema de comunicación entre ellos, pero es muy importante ver que debajo del problema de comunicación hay mucho más'', concluye la doctora.