La Verdad

Cuatro de cada diez españoles no leen nunca

  • El Gobierno anuncia un Plan de Fomento de la Lectura y pide que se iguale el tiempo para esta actividad con el de la educación física

La lectura en España goza de una mala salud de hierro. Por un lado, los responsables del sector editorial creen que el hecho de que cuatro de cada diez ciudadanos jamás abran un libro es uno de los grandes fracasos de la sociedad. Pero por otro, el 36% de la población compra libros, el número general de personas que leen se ha incrementado en los últimos 15 años y el porcentaje de los lectores frecuentes, aquellos que lo hacen por lo menos una vez por semana, también está en sus niveles más altos (47%), según el informe 'La lectura en España', presentado ayer por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE).

El documento muestra «el paisaje tras la batalla de la durísima crisis económica», explica el presidente de la FGEE, Daniel Fernández. Entre los puntos negros se encuentra la situación del sistema bibliotecario en España: tras el espectacular aumento del número de bibliotecas en el periodo 1990-2010, el último lustro ha visto un descenso de 234 instalaciones (actualmente son 6.717), una reducción en los horarios de apertura y un envejecimiento de las colecciones. Y es que apenas se renuevan los contenidos: el gasto de adquisiciones por habitante ha bajado de 1,5 euros en 2009 a 56 céntimos en 2014.

Más grave si cabe es la situación de las librerías. En el mismo periodo, el 20% de ellas ha cerrado, al pasar de 4.336 a 3.650. Además, en España solo hay 159 librerías que vendan más de 600.000 euros anuales y de estas, solo 29 realizan ventas por valor de más de 1,5 millones. Y aparece un rayo de esperanza con la apertura de librerías que tratan de modernizar sus servicios.

Pero sin duda, no es suficiente. Por eso, el secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo, anunció que el Ministerio va a poner en marcha un Plan de Fomento de la Lectura, y adelantó que uno de los objetivos será que en el ámbito escolar se dedique a la lectura el mismo tiempo que a la educación física.