La Verdad

David Bowie resucita el vinilo

Edición en vinilo del disco 'Changes' de David Bowie en una tienda de Sheffield.
Edición en vinilo del disco 'Changes' de David Bowie en una tienda de Sheffield. / AFP
  • Un año después de su muerte, sus discos sitúan a 2016 como el ejercicio con más LP analógicos vendidos desde 1991 en el Reino Unido

David Bowie se suma a la lista de grandes de la música, entre los que se encuentran Frank Sinatra, John Lennon y Elvis Presley, cuyos discos continúan siendo superventas una vez que ellos han muerto. Sin embargo, la novedad radica en que en plena era digital los aficionados parece que vuelven a decantarse por comprar discos en formato vinilo. Entre los más solicitados está el último trabajo de Bowie, 'Blackstar', publicado dos días antes de su muerte, que se ha convertido en el álbum analógico más vendido en el Reino Unido durante 2016.

Y es que la mejora de los equipos, tanto de los amplificadores como de los giradiscos y sus agujas, el encanto de descubrir el LP de cartón -lo que los expertos llaman 'el arte' y que incluye la funda interior para el disco, donde se incluyen entre otras informaciones, las letras o créditos-, han hecho que los vinilos vuelvan a recuperar el espacio que habían perdido en favor de la música en formato digital dentro de las estanterías de las tiendas especializadas y de los grandes almacenes. El vinilo resucita y lo hace con toda su fuerza.

El dato es significativo. Solo en el Reino Unido los discos en vinilo consiguieron en 2016 las mejores ventas en 25 años, según datos de la industria discográfica. Fueron más de 3,2 millones de álbumes de larga duración y 'singles', lo que supuso un aumento del 53% respecto al año anterior y la cifra más alta desde 1991, según datos de la British Phonographic Industry (BPI, Industria Fonográfica Británica).

Dentro de esta fría estadística musical destaca que el artista que más discos vendió el año pasado fue David Bowie, colocando cinco entre los 30 superventas en vinilo. La respuesta a ese tirón podría encontrarse en que quienes compraron los trabajos eran los viejos seguidores del malogrado músico. Sin embargo cabe esperar que ellos ya tuvieran los vinilos de Bowie, adquiridos décadas atrás. A lo largo de su carrera el artista británico, apodado el Duque Blanco, consiguió vender la friolera de más de 136 millones de discos en todo el mundo.

Un cáncer dio al traste con los proyectos del músico. Había alcanzado su fama en 1972 con el trabajo 'The Rise and Fall of Ziggy Stardust and The Spider From Mars'. Su muerte alarga el mito y la grandeza del artista de los ojos dispares -padecía de una heterocromía consecuencia de una pelea en su etapa colegial, lo que hacía que una de sus pupilas estuviera permanentemente dilatada, con un color distinto de la otra-.

El mercado discográfico, que remasteriza a toda velocidad viejos álbumes, se prepara este año para la llegada de los nuevos trabajos de bandas y artistas veteranos como U2 -que actuará en julio en Barcelona-, Depeche Mode, Bruce Springsteen o el ex Pink Floyd Roger Waters, entre otros. A buen seguro que sus discos llegarán en CD o vinilo, a gusto del consumidor.