La Verdad

La sombra de la estafa en el tenis

La sombra de la estafa en el tenis
  • Este deporte se vio obligado a crear una unidad para rastrear posibles amaños. Casi todos los jugadores reciben peticiones para dejarse ganar

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Un tenista español, habitual del 'top 100', estaba disputando un partido en un torneo europeo cuando la lluvia obligó a realizar un parón. Durante ese tiempo, un apostante le mandó un mensaje privado a su cuenta de Facebook. Le pedía que se dejara vencer para ganar el envite y arreglar sus problemas económicos. El tenista reanudó el partido y venció a su rival. Aquello propició un segundo mensaje, mucho menos amable, reprochándole que no hubiera hecho trampas. El profesional español no se enteró de aquello hasta mucho tiempo después. Él no maneja sus redes sociales y prefiere, como muchos de sus colegas, permanecer ajeno a este acoso constante.

Todo empezó, aparentemente, con una sospechosa derrota de Nikolay Davydenko en el torneo de Sopot, en Polonia, en 2007. El jugador ruso ganó el primer set al argentino Martín Vasallo-Argüello, en el número 87 del ranking, pero perdió el segundo y se retiró en el tercero. Aquel resultado generó un bote de cinco millones de euros, diez veces la cantidad que suele propiciar un partido de estas características.

La Unidad de Integridad del Tenis (TIU, por sus siglas en inglés) se creó en 2008, impulsada por el circuito masculino (ATP), el femenino (WTA), la federación internacional (ITF) y los cuatro Grand Slam, y no tardó en detectar un patrón muy sencillo: partidos de primera ronda de torneos menores con una facturación sorprendente donde se apuesta en contra del favorito.

La Guardia Civil se ajustó a este modelo para detener a 34 personas acusadas de amañar partidos de tenis para ganar apuestas 'online' que facilitaron una estafa de medio millón de euros.

Hace justo un año, la BBC y 'BuzzFeed News' destaparon una red de apuestas ilegales con bases en Rusia, el norte de Italia y Sicilia, que logró la supuesta colaboración de 16 tenistas que figuraron alguna vez entre los 50 mejores -no especificaba ni su categoría ni si eran doblistas-, junto a otros doce peores, que se dejaban perder a cambio de dinero, con un mínimo de 50.000 dólares. Este escándalo se extendía, según la información, hasta algunos torneos de Grand Slam.

La TIU ha sancionado a 18 tenistas, algunos para toda la vida -el primero en recibir este castigo fue el austriaco Daniel Koellerer-, incluido el bilbaíno Guillermo Olaso, a quien el Tribunal de Arbitraje del Deporte desestimó su recurso. Olaso, que no pasó del 167 del ranking ATP, se despidió con 190.000 euros en ganancias a lo largo de su carrera.

El Abierto de Australia no permitirá que haya en sus pistas anuncios de William Hill, a pesar de ser uno de sus patrocinadores. Ya lo decía la tenista Nicole Gibbs: «Odio ver a las casas de apuestas como patrocinador principal de un torneo».