La Verdad

Apuesta ganadora

Apuesta ganadora

  • Los españoles se juegan unos 5.000 millones de euros al año en el deporte. Ordenadores, móviles y las florecientes casas de apuestas lo ponen muy fácil. El 90% acaba perdiendo

Realza y moldea tu cuerpo con los últimos diseños en moda íntima

Hasta 80%

Gran variedad en alfombras de diseño

Las mejores marcas a los mejores precios

Diseños con impresión digital para decorar tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Diseños originales que decoran y protegen tu mesa

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 90%

Viste tu cama con diseños originales

Hasta 70%

Abrígate este invierno con estilo

Hasta 80%

Calzado técnico running y trail para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Moda chic y casual a precios increíbles!

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Últimas tallas a precios insuperables!

Hasta 90%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Moda urbana con estilo propio

Las mejores marcas a los mejores precios

Gran selección de consumibles para todas las marcas

Hasta 70%

¡Accesorios escolares y juguetes de sus personajes favoritos!

Hasta 70%

Relojes y joyas para hombre y mujer

Hasta 70%

Chaquetas y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 80%

Botas, botines y zapatos de piel para mujer

Hasta 70%

Todas las marcas en relojes para hombre y mujer

Hasta 80%

¡No pierdas la oportunidad!

Las mejores marcas a los mejores precios

Encuentra todo lo que necesitas para vestir tu hogar

Hasta 80%

Lencería y juguetes eróticos.¡Mantén viva la pasión!

Hasta 80%

Cada día, entre 30.000 y 100.000 españoles dedican una hora a apostar a algún deporte. A unos les vale con trasladar el 1X2 de las quinielas de toda la vida al mundo virtual, otros eligen entre los caballos como si estuvieran en Ascot con el periódico doblado bajo el brazo, hay quien trasnocha para ver si la NBA le sonríe y luego hay un buen número que confía su dinero a las combinaciones más peregrinas que uno se pueda imaginar. Desde el número de veces que el balón pegará en el poste hasta si Wayne Rooney le propinará un puntapié en la entrepierna a un contrincante.

Pero no todo es tan simpático. Las apuestas deportivas se han convertido en un poderoso negocio que en 2015 movió en España 4.100 millones de euros. La tendencia siguió al alza en 2016 y solo en los nueve primeros meses superó los 3.700 millones, con lo que se esperaba cerrar el ejercicio por encima de los 5.000 millones de euros.

Un dineral que sale de los españoles, de ciudadanos que buscan un premio en el deporte. Este es un tipo de apuesta que se diferencia de otras más convencionales por varios motivos. Uno de ellos, de peso, que el que mete un dinero a un resultado o a un número de goles piensa que tiene un conocimiento que avala ese pronóstico, mientras que en la ruleta o el bingo uno se deja caer en los brazos del azar.

El sector ha descubierto un filón. Las apuestas deportivas han dejado de ser un detalle exótico de las calles de Londres para florecer por toda España. Ya no hay ciudad que no cuente con un buen número de casas de juego, aunque dentro de una sala sean las máquinas menos rentables. El gran motor no es presencial sino desde la soltura que da el anonimato de un móvil o un ordenador.

Las empresas no escatiman. Entre julio, agosto y septiembre se gastaron 28 millones de euros en promoción, en bonos para enganchar al cliente. Han desembolsado un 13% más que el trimestre pasado y, ni más ni menos, un 130% más que en el mismo tramo del año pasado. Las dos principales casas de apuestas en España, Codere y Sportium, te regalan un bono de 200 euros si inicias tu cuenta con idéntica inversión. Doscientos euros gratis. Un cebo suculento.

Las cifras se dispararon a partir de enero de 2015, cuando se abrió la puerta para apostar en vivo. Esta modalidad, que permite ir jugándose el dinero a medida que avanza un partido o un evento deportivo, ha superado claramente a la opción clásica de pronosticar un resultado final.

Si los guarismos engordan a tal velocidad es porque, al mismo ritmo, va aumentando el número de adictos que se zambullen entre las 50.000 combinaciones que cada día ofrecen las casas de apuestas. Hay dos millones de usuarios registrados en plataformas digitales, de los que un tercio, cerca de 675.000, son jugadores asiduos. Es decir, un 2% del tramo de población española entre los 18 y los 75 años apuesta habitualmente.

Eso es un problema. Hay una estadística no oficial que asegura que en el deporte, el 90% de los apostantes acaba perdiendo con el tiempo, el 5% se queda igual y solo otro 5% gana con cierta regularidad. Una rápida -y poco rigurosa- regla de tres permitiría deducir una cifra inquietante: 1,8 millones de españoles pierde con asiduidad en las apuestas deportivas.

La Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados (Fejar), que agrupa a 23 asociaciones provinciales, se muestra escandalizada con un problema al que nadie le mete mano. El Gobierno parece encantado con una actividad cuyas ganancias se integran en la base general en la declaración del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y están sometidas a unas retenciones que oscilan entre el 19 y el 47%. Las casas de apuestas tienen monitorizados los datos del apostante y al acabar el año rinden cuentas a la Agencia Tributaria. Ningún representante de la Dirección General de la Ordenación del Juego quiso atender a este periódico para detallar el alcance de estos ingresos.

Publicidad agresiva

Juan Lamas es el secretario técnico del Fejar, donde han detectado que las tragaperras, «el rey de los juegos adictivos», han sido destronadas por las apuestas deportivas 'online' o presenciales. «Desde la legalización del juego por internet en 2012 se ha producido una avalancha de publicidad que antes estaba prohibida en una actividad que logra una gran penetración entre aquellos que están en la adolescencia o la primera juventud», alerta.

Una publicidad agresiva que invade el deporte en vivo o por televisión, patrocinando equipos o bombardeando -antes, durante y después- cada partido. En 2008 el Real Madrid estaba patrocinado por una filial de Siemens que quebró durante la temporada. Cuando el equipo ganó la Liga, con la publicidad de la empresa hundida, se retiró al vestuario y cuando volvió a salir para iniciar la fiesta de celebración, lo hizo con una nueva camiseta en la que ya se anunciaba su nuevo patrocinador: Bwin.

Lamas detalla el peligro de las apuestas deportivas «por su casuística de anonimato y disponibilidad durante las 24 horas del día, con la posibilidad de hacer pequeñas aportaciones y un plazo mínimo entre la apuesta y el desenlace». Y lamenta que las administraciones miren interesadamente hacia otro lado. «A continuación aparecen las casas de apuestas por la presión de las comunidades autonómas para recaudar impuestos directos. Entonces las salas se asientan en todas las ciudades con sus pantallas gigantes, los refrescos más baratos y creando un ambiente de socialización para jóvenes y adolescentes. El juego siempre ha sido la gallina de los huevos de oro. ¿Dónde más se permite vender la Lotería Nacional como una invitación a soñar, sacando sus anuncios en el telediario como si fueran de utilidad pública?».

Esa situación, advierte Lamas, convierte a España «en el tercer o cuarto país de mundo en cuanto a cantidad jugada por habitante, solo por detrás de Estados Unidos, Filipinas y Macao». Fejar recoge a las víctimas de este tinglado. Su número de atención e información para ludópatas (900 200 225) recibe cinco mil llamadas al año. El 83% de ellos son hombres y un 5% menores de edad, adolescentes con menos de 18 años y atrapados ya por este vicio. El 36% no han cumplido los 25 y el 69%, los 35.

Otra salida para los adictos es inscribirse en el Registro General de Interdicciones de Acceso al Juego, una base de datos estatal para evitar jugar de manera presencial o por internet. La cifra de ludópatas que se refugian en esta lista ha crecido en 4.000 personas en tres años y ya totaliza a 35.000 jugadores sin remedio, individuos que admiten padecer una enfermedad, como los que no pueden dar la espalda a la cocaína. Tres de cada cuatro son hombres.

Unos pocos sacan tajada de este negocio multimillonario. Son los expertos, a los que en el mundillo, en su jerga, se les conoce como 'tipsters', que apuestan y dan consejos, algunos de manera profesional. España también los tiene y se llaman @ApuestasdeTenis, @SecretPicks, @Schusterpicks, @Montpe_Premium... Los 'premium' tienen su cartera de clientes y les avala su 'yield', la rentabilidad que obtiene el que pronostica por cada cien euros. De manera que un 'tipster' con un 'yield' del 9% es alguien que de cada cien euros gana 109. Su negocio consiste en cobrar por un paquete de pronósticos y se han convertido en una opción tan válida como un fondo de inversión.

Profesionales del juego

Uno de los más reputados es @ElMaillotVerde, el nombre de la cuenta de Twitter de Koldo Sastre, un joven de 24 años que se gana la vida holgadamente con las apuestas deportivas y sus cotizados augurios sobre ciclismo. «Lo hacía por afición y al acabar la carrera (estudió Ciencias de la Información) me puse ya con un grupo y ofrecí un servicio 'premium' por el que mis clientes me pagan cada mes. Yo les digo a qué apostar. Siempre en pequeñas cantidades, un 2% de su cuenta y si veo algo muy seguro, un 5% como máximo».

Su tarifa es de 50 euros al mes por cliente. Ya va por los 135, así que el resultado es cristalino: 6.750 euros al mes, más lo que él gana por su cuenta. Sastre se apresura a matizar que no es tan fácil. «La empresa se queda un 10% y a eso hay que sumarle mi cuota de autónomos, con lo que se acaba quedando en la mitad». Y un problema añadido, las casas de apuestas acaban vetando al cliente que les cuesta demasiado. «Si tú ganas 500 euros tres meses seguidos, al cuarto te cierran la cuenta».

Pero, como buenos profesionales, saben cómo rentabilizar sus inversiones, diversificando entre diferentes empresas y aprovechando una cierta ambigüedad legal. «La ley no dice nada sobre los apostadores, pero no puedes ganar cinco mil euros cada mes y no declararlo. Yo tengo que hacer mi declaración trimestral del IVA. Para las apuestas hay una tabla en función de tus ingresos».

Koldo Sastre entró en el negocio siendo un chaval. Despegó nada más cumplir los 18 años y se puso en serio a los 19. Se leyó todos los artículos que encontró, estudió los mercados y empezó a trabajar con las probabilidades. No es una cuestión al azar. A los 21 ya tenía su cuenta 'premium'. Y de ahí, a ganar cantidades de cinco cifras cada año.

Sus apuestas no son desmesuradas. Alguna hay de mil euros, pero lo normal es que apueste con 150 o 200 euros. @ElMaillotVerde vale lo que vale su 'yield' y el suyo, en 2015, fue de un 13%, que no está nada mal. Aunque los más valiosos son los que llevan muchos años de beneficios. Sastre recuerda que ellos son una excepción. «Solo un 5% de los que apostamos ganamos regularmente».

El deporte se ha convertido en uno de los grandes negocios del siglo XXI. Y detrás del dinero siempre se esconde la trampa. Los Juegos Olímpicos no dejan de perder credibilidad y, con ello, atención por culpa del dopaje, que no es sino un atajo para hacerse con el dinero. Y más recientemente el mundo de las apuestas amenaza con manchar algunas disciplinas. El deporte supone el 2% del PIB mundial, una cifra que alimenta los peligros que lo amenazan.

Las apuestas deportivas no cesan de crecer. Y las empresas quieren más. El primer trimestre aumentaron un 12% la inversión en publicidad, como Codere, patrocinador del Real Madrid, que cotiza en Bolsa, donde sus acciones subieron como la espuma tras el anuncio de un nuevo Eurovegas. Un negocio imparable.