La Verdad

El regreso de Lutero

Tres mujeres en una de las muchas iglesias evangélicas que han abierto sus puertas en España en los últimos años.
Tres mujeres en una de las muchas iglesias evangélicas que han abierto sus puertas en España en los últimos años. / IGOR AIZPURU
  • Los evangélicos reclaman al Estado el mismo trato que dispensa a los católicos tras el rechazo del Supremo a incluir en la declaración de la renta una casilla para su financiación

A escasos meses de cumplirse el 500 aniversario del acto fundacional de la Reforma, la colocación en la puerta de la iglesia de la ciudad alemana de Wittenberg de las 95 tesis formuladas por Martín Lutero, el protestantismo vive un periodo de esplendor sin precedentes en España. El arraigo adquirido por las confesiones vinculadas a la iglesia evangélica en comunidades como la latinoamericana o la gitana han convertido a los protestantes en la confesión religiosa de mayor crecimiento en nuestro país. Aunque no hay un censo, la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España, Ferede, estima que son más de 400.000 los creyentes que participan regularmente en los cultos, cifra que se multiplica por tres si se contabilizan a los feligreses de países del norte de Europa que se suman ocasionalmente a las ceremonias.

La evangélica es ya la segunda religión más importante después de la católica. Según datos recopilados por el Observatorio del Pluralismo Religioso, organismo dependiente del Ministerio de Justicia, en España se contabilizan 3.910 lugares de culto vinculados a las confesiones evangélicas, lo que representa el 57,83% de las sedes de todas las minorías religiosas. A los protestantes les siguen los musulmanes, con 1.508 mezquitas, y los testigos de Jehová, que suman 650. A mucha distancia se sitúan ya los ortodoxos (197), los budistas (155) o los mormones (119). El cómputo total de templos católicos, por su parte, asciende a 23.071.

La pujanza de la confesión evangélica llevó a la federación a solicitar al Ministerio de Hacienda que incluyese en la declaración de la renta una casilla para que los contribuyentes pudiesen destinar el 0,7% de su cuota tributaria a su sostenimiento. «Lo único que reclamábamos, y seguimos reclamando, es el mismo trato que recibe la Iglesia católica en aplicación del principio constitucional de libertad de opción religiosa», argumenta Jorge Fernández, portavoz de Ferede. El Gobierno desestimó inicialmente la petición y los evangélicos trasladaron su demanda al Tribunal Supremo, que acaba de fallar en contra de sus intereses. El Supremo niega que el rechazo a la implantación de la casilla vulnere derechos fundamentales, a la vez que recuerda que la prerrogativa de la Iglesia católica tiene su origen en los Acuerdos que España suscribió con la Santa Sede el 3 de enero de 1979.

Derechos fundamentales

Son esos acuerdos los que justifican el rechazo de Hacienda a la petición de los evangélicos. Argumenta el tribunal que un mecanismo como el que solicitan requeriría de un convenio entre el Estado y la instancia representativa de las confesiones religiosas que lo pretenden. La federación había recurrido la sentencia inicial al entender que la negativa a incorporar la casilla en la declaración de la renta vulnera los derechos fundamentales de las personas a la igualdad ante la ley, los derechos de libertad ideológica y religiosa, la aconfesionalidad del Estado y el derecho a que se tengan en cuenta las creencias religiosas ajenas al catolicismo.

El Supremo, sin embargo, no entra en ese terreno y se limita a dar respuesta al derecho de petición al que se acogieron los evangélicos. Según el tribunal, la respuesta de Hacienda a Ferede satisface los derechos de la federación evangélica y no vulnera de forma alguna el artículo 29 de la Constitución, que reconoce el derecho de petición, ni la Ley Orgánica que lo regula. El portavoz de Ferede expresó ayer su decepción ante el pronunciamiento del Supremo, a la vez que manifestó su voluntad de trasladar el recurso al Tribunal Constitucional. «El rechazo a la solicitud nos ha llenado de tristeza porque no entra en ningún momento en el fondo del asunto, que es la discriminación que se produce con respecto a los derechos fundamentales», razona Jorge Fernández.

El avance de la iglesia evangélica en España tiene mucho que ver con el crecimiento de la comunidad de origen latinoamericano. Es precisamente en los países sudamericanos donde el protestantismo ha experimentado su mayor desarrollo. En Brasil hay unos 42 millones de evangélicos, mientras que en Colombia suman 10 millones. Les siguen México (8,3 millones) y Venezuela (7, 8 millones).

SITIOS DE CULTO

3.910

de los 6.761 lugares de culto de confesiones minoritarias en España pertenecen a la iglesia evangélica.

400.000

feligreses participan con regularidad en cultos que celebran las religiones ligadas al protestantismo en España.