La Verdad

Portada de la versión alemana de 'Charlie Hebdo'.
Portada de la versión alemana de 'Charlie Hebdo'. / C. Charisius / EFE

La sátira germana de 'Charlie Hebdo'

  • La revista francesa lanza una versión en Alemania en la que trata de superar la «autocensura» con la que trabajan los caricaturistas del país

Como no podía ser de otra manera, la canciller Angela Merkel es la protagonista de la portada de la edición alemana de la revista satírica francesa 'Charlie Hebdo'. En el número con el que la publicación se estrena en Alemania, Merkel aparece tumbada en un elevador de coches, en una caricatura con el titular 'VW apoya a Merkel', mientras un mecánico comenta: «Un nuevo tubo de escape y aguanta cuatro años más». Una alusión a la intención de la dirigente conservadora de presentarse en otoño de 2017 a la reelección.

La redacción de 'Charlie Hebdo' ha decidido aventurarse en el difícil mercado alemán y publicar su primera edición fuera de Francia casi dos años después del atentado terrorista que costó la vida a una docena de personas. La revista se convirtió en símbolo internacional de la libertad de expresión.

La edición alemana de la revista satírica tiene 16 páginas, una tirada de 200.000 ejemplares y una periodicidad semanal. Su primer número es en gran parte una traducción de la versión gala, aunque con el tiempo pretenden reducir los temas relacionados con Francia y contar con la colaboración de caricaturistas y autores alemanes. Al igual que en Francia, tiene la redacción en un lugar secreto bajo protección policial y los responsables de su edición no tienen domicilio conocido.

La directora de la revista, que firma bajo el pseudónimo de Minka Schneider, considera que el experimento supone todo un reto, ya que mientras los caricaturistas alemanes «trabajan con una tijera en la cabeza» y se autocensuran ante el temor a excederse, sus colegas franceses son mucho más atrevidos y sus chistes rozan con frecuencia el insulto y el racismo. Algo que puede apreciarse en su primer número, en el que no dejan títere con cabeza y en el que la canciller federal es el blanco preferido de su sátira. Nueve caricaturas suma en el estreno la revista. Merkel es la 'Mutti', la mamá eterna, la 'Cancellaria Máxima', en una referencia al largo gobierno del recientemente fallecido dirigente cubano Fidel Castro. Desnuda y con un cinturón de alambrada defiende Europa, el «último bastión de la libertad», y a los rebeldes y revoltosos los manda castigados al rincón «por no votar a Mutti».

La publicación no solo está llena de dibujos humorísticos, sino también de artículos jocosos que informan sobre los tejemanejes del 'lobby' nuclear francés o la moda de criogenizarse para ser resucitado en el futuro. Un estudio titulado 'Entre la mala madre y el padre estado: ¿quién es feliz viviendo en Alemania?' se preocupa de analizar la identidad germana.

También reparte leña entre otros famosos. Afirma por ejemplo que, con la muerte de Fidel Castro, «Adidas pierde a su musa», por la costumbre del fallecido expresidente de vestir chándals de esa marca. A Donald Trump le critican por «veleta», ya que «sus promesas electorales se desinflan», y le atribuyen la frase: «Tras mucha reflexión he decidido dejar los chochitos en paz en el futuro».

Con un «Cher amis allemands», queridos amigos alemanes, comienza el editorial, en el que se destaca que «por fin cruzamos el Rin y nos alegramos de escuchar los gemidos de Angela Merkel y Frauke Petry cuando les hagamos cosquillas bajo las axilas, incluso si no están depiladas».