La Verdad

Muere Bernabé Tierno, el psicólogo del optimismo

Bernabé Tierno, con una de sus últimas obras.
Bernabé Tierno, con una de sus últimas obras. / JOSÉ RAMÓN LADRA
  • Autor de más de 60 libros, fallece en Madrid a los 75 años por las complicaciones de un cáncer de huesos

«La 'gasolina' capaz de impulsar al hombre a obrar con sabiduría, es decir, de manera consciente y responsable, es el optimismo vital, es así como llamo a esa actitud conscientemente positiva, sin la cual ningún proyecto se puede llevar a término verdaderamente». El psicólogo y educador Bernabé Tierno, uno de los más prolíficos autores españoles de libros de autoayuda, falleció ayer en Madrid a los 75 años a consecuencia de un cáncer óseo que se extendió a un pulmón.

«Conferenciante infatigable», como se definía a sí mismo, y colaborador habitual en medios de comunicación -Vocento entre ellos-, el autor de 'Los pilares de la felicidad' deja un legado de más de sesenta libros en los que abunda en la necesidad de educar a los niños «en los valores de siempre: la familia, el esfuerzo, la superación y el sacrificio, ahora más que nunca, que vivimos tiempos de crisis»; y en vivir la vida de una manera positiva. «Un optimista no es un tonto, como suele hacerse ver, sino una persona realista, tan inteligente como para que la realidad no pueda con él», afirmaba el experto.

Nacido en la localidad conquense de Alberca de Záncara (1940), se licenció en Filosofía y Ciencias de la Educación por la Universidad de Salamanca; y posteriormente se especializó en psicopedagogía. A pesar de su sólida formación, sus comienzos profesionales le resultaron muy complicados, según le gustaba contar. «Me anunciaba en los bares con fotocopias. 'Bernabé Tierno, profesor de Filosofía da clases particulares gratis durante un mes. Si le parece bien el aprovechamiento que sus hijos hagan de mis clases, puede pagarme a partir del segundo lo que usted considere oportuno'».

Educación infantil

Su primer libro, 'El fracaso escolar' (1984), y los que le siguieron, como 'Aprender a estudiar' y 'Del fracaso al éxito escolar', ahondaron en el mundo educativo infantil. La idea que aglutina esta primera parte de su obra es que el fracaso escolar se debe fundamentalmente a que los niños no saben estudiar porque a menudo no se les dedica el tiempo necesario, ni formativo ni afectivo. «A los críos tenemos que prepararles para una vida que no va a ser como la del éxito del ladrillo. Hay que estudiar, prepararse y saber idiomas. Si no quieren hacerlo, tendrán problemas», auguraba. «Necesitamos, especialmente en este país, líderes que contagien y generen ilusión y esperanza».

El grueso de la obra de Bernabé Tierno habla, no obstante, de la felicidad y de la manera de encontrarla. «Los míos son libros de psicología positiva. Hablo de química cerebral, porque el famoso Prozac no ha curado casi nada, lo que cura es la convivencia y el ejercicio físico, la familia, el deporte y la vida sana». Una frase resume la que fue su filosofía vital: «Vivimos solo unos 30.000 días y un tercio los pasamos dormidos. Nos quedan 20.000. Si tienes 40 años, ya son 10.000 y para mí, apenas cuatro», bromeaba en 2008. «No hay nada que deba quitarnos el disfrute de uno solo de esos días».

Sus compañeros de profesión lamentaban ayer su marcha. «Fue un mago que convertía todo en oportunidades positivas para crecer y alcanzar la sabiduría», comentó el psicólogo Iñaki Piñuel, discípulo y amigo íntimo del autor. Otro reconocido psicólogo, Javier Urra, recordó que luchó hasta el final, siguiendo sus propios criterios.