La Verdad

Muere un caballo de un infarto en una corrida de toros

  • El suceso, muy inusual, sucedió en el quinto toro de rejones

El rejoneador portugués Diego Ventura y el matador español Antonio Ferrera cortaron una oreja cada uno en la Corrida de Feria de San Sebastián celebrada hoy en la ciudad venezolana de San Cristóbal, donde un caballo de rejones murió víctima de un infarto fulminante.

El venezolano Leonardo Benítez y el español David Galván tuvieron una destacada actuación sin llegar a tocar pelo. La plaza registró un lleno hasta la bandera.

Se torearon ocho astados, dos para rejones de la divisa de San Mateo, de Pedro Gutiérrez Moya, El Niño de la Capea, y seis de la divisa nacional de Rancho Grande, bien presentados y que dieron buen juego.

El segundo toro de Galván cogió a éste y el español debió pasar a la enfermería, donde se verificó que el percance no pasó a mayores y no dejó consecuencias, según se informó luego por los altavoces de la plaza. Fue sustituido por el venezolano Benítez.

En el quinto toro de rejones, al salir de un par de banderillas, el caballo sufrió un infarto, hecho muy inusual confirmado por los veterinarios y los servicio de plaza. El animal fue arrastrado encima de un capote hasta el patio de caballos, donde varias personas ensayaron infructuosamente repetidos masajes cardíacos y otros recursos de emergencia.

Temas