La Verdad

Lima acoge la COP20 enfrentando problemas de contaminación e insalubridad

Lima tiene mucha contaminación.
Lima tiene mucha contaminación. / Efe
  • En mayo pasado, un informe difundido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló que Lima era la ciudad con peores indicadores de aire en América Latina

Conocida antiguamente como la "ciudad jardín", Lima acoge el debate mundial sobre el cambio climático con la tarea pendiente de solucionar los problemas de contaminación e insalubridad que afectan, principalmente, a sus distritos periféricos.

En mayo pasado, un informe difundido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló que Lima era la ciudad con peores indicadores de aire en América Latina, aunque precisó que existían notorias diferencias entre las diferentes zonas de la capital.

El estudio de la OMS indicó que si bien el índice general para la ciudad, que tiene más de 9 millones de habitantes, es de 38 microgramos de partículas contaminantes por metro cúbico, en la zona norte se encontraron 58 microgramos, casi seis veces sobre el nivel establecido.

Las partículas contaminantes en el este de la ciudad fueron 36 y en el sur llegaron a 29.

Al respecto, el representante de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA) Bruno Monteferri explicó a Efe que la contaminación en Lima no puede ser vista "como un tema homogéneo" y precisó que existe un gran impacto del transporte y las industrias.

El experto dijo que también se debe tener en cuenta la contaminación de las aguas, que tiene que ver, entre otros aspectos, con la minería, los efluentes no controlados de las industrias, los trabajos agrícolas con fertilizantes y la industria textil.

Además, la capital peruana presenta un mal manejo de aguas grises y residuales domésticas y, especialmente en las riberas del río Rímac, "hay un problema gravísimo de basura", explicó Monteferri antes de señalar que en Perú, en general, "no hay una cultura real de reciclaje, de segregación de residuos".

Este tema cobró notoriedad en las últimas semanas, a partir de las denuncias que hicieron ciudadanos de los barrios periféricos sobre la acumulación de gigantescos montículos de basura que dejaron de ser recogidos por las autoridades ediles que no fueron reelegidas y terminarán sus mandatos el próximo 1 de enero.

En Lima se producen aproximadamente 6.000 toneladas de basura al día y el 86 % de esos desechos es dispuesto de modo controlado, pero no se conoce el destino de las toneladas restantes, según cifras divulgadas por el Instituto Cuánto.

El grave problema causado por la acumulación de basura llevó a la intervención directa de la Defensoría del Pueblo, que incluso anunció que iba a presentar demandas penales contra los alcaldes que incumplieran con su obligación de preservar la salud pública.

Monteferri dijo, al respecto, que los problemas de contaminación e insalubridad en la capital son "un tema estructural, que viene de las últimas décadas", aunque consideró que se han presentado avances en los últimos años.

Para el experto, la actual gestión municipal de la alcaldesa Susana Villarán "ha tenido avances y ha sido muy positiva con temas ambientales", al haber destinado una gran cantidad de fondos para la ampliación y creación de áreas verdes.

Otro problema ambiental que se debe tener en cuenta es el impacto del "boom inmobiliario" en el litoral de Lima, la única capital de Sudamérica con mar, que ahora sufre los efectos de "la inexistencia de un plan adecuado para desechar el desmonte."

"Lo que ha ganado Lima en el litoral, en la Costa Verde, justamente lo ha hecho con gran cantidad de residuos; actualmente existe en el mar una gran cantidad de plásticos como no hemos visto nunca antes", alertó Monteferri.

Incluso la organización Ocean Conservancy señaló que la playa Carpayo, en la provincia limeña del Callao, tiene la bahía más contaminada de Sudamérica, ya que en solo 500 metros de litoral se recogieron más de 40 toneladas de basura.

La ONG remarcó que esa cantidad de desechos "supera todos los índices de limpieza de playas del continente", mientras que Arturo Alfaro, presidente de la ONG Vida, confirmó que la mayor parte de la basura proviene de los escombros producidos por las construcciones.

Aunque es innegable que el crecimiento económico que ha experimentado Perú en los últimos años ha generado el desarrollo en muchas zonas de Lima, los expertos esperan que la Cumbre Climática COP20 también permita establecer el derrotero para mejorar el cuidado del medio ambiente y la salubridad en la antigua "ciudad jardín".