La Asamblea aprueba la ley de gratuidad de libros de texto que se implantará en Primaria el próximo curso

Pleno en la Asamblea Regional./A. Gil / AGM
Pleno en la Asamblea Regional. / A. Gil / AGM

Los grupos políticos coinciden en que es «un día histórico» y subrayan el «consenso» alcanzado para beneficiar a 220.000 alumnos en cuatro años

Gregorio Mármol
GREGORIO MÁRMOLCartagena

Cerca de 220.000 escolares murcianos que estudian en centros públicos y concertados de Primaria, Secundaria, FP y Educación Especial se beneficiarán en el plazo de cuatro años de la entrada en vigor de la ley de Gratuidad de Libros de Texto, aprobada este jueves por unanimidad en la Asamblea Regional. La proposición de ley presentada conjuntamente por el PP, PSOE y Ciudadanos fue apoyada finalmente por Podemos, que vio aceptadas cuatro de sus once enmiendas durante el análisis del texto en comisión.

La nueva norma establece la creación de un sistema de banco público de libros en los centros de enseñanza a partir del próximo curso y que terminará de implantarse en el plazo de cuatro años. En su primera anualidad dispondrá de 9,7 millones de euros, que ya están recogidos en los presupuestos de la Comunidad Autónoma de este año. Con ese dinero se costearán los manuales que utilizarán los alumnos de los cuatro primeros cursos de Primaria, así como los de Educación Especial y los de la FP básica. En el curso 2019-2020, la cobertura llegará a los estudiantes de quinto y sexto de Primaria, aumentando a los dos primeros cursos de la ESO en el periodo 2020-2021. La implantación acabará en el ejercicio 2021-2022, con los matriculados en tercero y cuarto de la ESO.

La nueva ley dispone que el material escolar es propiedad de la Consejería de Educación, que cederá los ejemplares a los centros educativos, que, su vez, los prestarán a los alumnos. Estos tendrán la obligación de devolverlos en junio en buen estado de conservación, para que puedan ser reutilizados al menos durante tres cursos más. Solo los manuales de primero y segundo de Primaria, así como los de Educación Especial, solo servirán un año, ya que los alumnos deben escribir y dibujar en sus páginas.

Todos los grupos políticos se felicitaron por el consenso alcanzado para sacar adelante por unanimidad esta norma. "Estamos satisfechos porque es una propuesta nuestra, porque es un tema que llevamos en nuestro ADN, y por la unanimnidad alcanzada para conseguir un derecho universal", dijo el portavoz del PSOE, Joaquín López. El diputado de Ciudadanos Juan José Molina aseguró que "es un día histórico porque nadie pasará penurias cada septiembre para pagar los libros de sus hijos. Estamos dando un paso importante en la igualdad de oportunidades", añadió.

El diputado de Podemos Miguel García Quesada también se mostró satisfecho por haber aportado el requisito de que la ley será implantada solo en los centros concertados que no establecen "copagos" a las familias, es decir, ningún tipo de cuotas. Por parte del PP, Víctor Martínez-Carrasco aseguró que "es una ley necesaria" y subrayó que incorpora valores como el respeto hacia el material escolar, "que, como los colegios, es de todos".

"Es un día importante porque somos capaces de trasladar, desde la Región, que todos los grupos políticos suman y son capaces de ponerse de acuerdo cuando se habla de educación. Ojalá se pudiera trasladar al ámbito nacional, donde no está siendo fácil. La sociedad demanda a gritos que seamos capaces de llegar a acuerdos como este", dijo la consejera de Educación, Adela Martínez-Cachá. A partir de ahora, su departamento tendrá que desarrollar un reglamento para ponerla en práctica el próximo septiembre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos