La sequía no da tregua al Segura, cuyas reservas ya están por debajo del 15%

En la foto grande, aspecto desolador en la cola del Cenajo, que está al 6%. En la foto superior, el embalse de la Fuensanta, también bajo mínimos. / CHS

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

La sequía no da tregua y los dos principales embalses de la cabecera de la cuenca del Segura, Fuensanta y Cenajo, 'se desangran' a pasos agigantados. Sus reservas se encuentran al 6% y 7%, respectivamente, una situación que no se vivía desde las dos últimas grandes sequías de 1995 y 2005. La Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) ha realizado un 'safari' fotográfico para ilustrar el paupérrimo estado de ambos embalses. El Cenajo tiene capacidad para 437 hectómetros, pero solo almacena 32. Fuensanta contiene 13 hectómetros, de los 210 que puede recoger. Técnicamente están en situación de 'embalse muerto'.

Es con diferencia la cuenca española en peor situación, ya que sus reservas han bajado del 15%, con tan solo 171 hectómetros almacenados. Está a 11 puntos de la del Júcar, y a 25 de la media nacional. La demarcación del Tajo se encuentra al 41%. Los embalses del Segura disponen de 104 hectómetros menos que en la misma fecha de año anterior y están 288 por debajo de la media que suelen almacenar en esta época del año (458 hectómetros cúbicos).

El Consejo de Ministros aprobó el viernes la prórroga del decreto de sequía en la cuenca del Segura, manteniendo el paquete de medidas excepcionales que se puso en marcha en 2015. La previsión de lluvias para este otoño no es alentadora. En el conjunto nacional, la reserva hidráulica se encuentra al 39,4% de su capacidad total, tras perder esta semana 480 hectómetros, según datos del Ministerio de Agricultura, que informa de que los embalses albergan un total de 22.051 hectómetros, un 24,45% menos que hace un año, informa EP.

Al mismo tiempo que se vacían los embalses, las precipitaciones siguen por debajo de sus niveles normales y en lo que va de año hidrológico, que comenzó el pasado 1 de octubre de 2016 y que terminará el próximo sábado, ha llovido un 13% menos de lo normal. Este año es el que menos agua embalsada registra en la última década, el segundo del siglo XXI y el sexto desde el año 1990, por detrás de 2006, 1992, 1993, 1994 y 1995.

Más difícil trasvasar

Los pantanos de Entrepeñas y Buendía, en la cabecera del Tajo, han perdido en la última semana 6,5 hectómetros y almacenan 240 el 9,77% de su capacidad total. Se encuentran 127 hectómetros por debajo del umbral mínimo no trasvasable. Hace un año almacenaban 441. La totalidad de la cuenca del Tajo tiene 4.522 hectómetros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos