La Verdad

El Cristo de la Redención, de estreno

fotogalería

El Cristo de la Redención, de Yuste Navarro y que este año se ha incorporado a la procesión de La Soledad, sale de la iglesia de El Carmen. / Edu Botella / AGM

  • La Archicofradía de la Sangre celebra su segundo desfile y presenta la nueva obra de Yuste Navarro. Junto al Nazareno, recorrió las calles Nuestra Señora de la Soledad, una hermosa talla que el maestro Antonio Campillo creara en 1985

Aún no se había acallado el estruendo de tambores sordos y carros bocinas que protagonizaron el miércoles la procesión más 'colorá' cuando anoche volvieron a las calles los nazarenos carmelitanos para proponer su segunda estación de penitencia que, conocida como la procesión de la Soledad, incluye esta advocación en una espléndida imagen que tallara el maestro Antonio Campillo, allá por 1985. Imagen de gran devoción entre los murcianos y que acompañó, en la tarde triste del Jueves Santo para muchos cristianos, la carrera con el Cristo de la Redención, una obra de Yuste Navarro que este año se incorporó al desfile. Completó la propuesta de esta institución nazarena el paso del Cristo del Amor en la Conversión del Buen Ladrón, grupo escultórico que sumara a la procesión el escultor José Hernández Navarro en el año 2011.

La procesión partió desde El Carmen pronto, a las seis y media de la tarde, y se adentró en la ciudad mientras en muchas parroquias se celebraban los tradicionales oficios de Jueves Santo. Varios centenares de cofrades también hacen voto de silencio durante las horas que dura su estación de penitencia por algunas calles donde solo la luz de las velas ilumina el paso de la comitiva. Y tampoco entregarán ni un caramelo. Ni visten los estantes la túnica corta, sino otra larga, calzados con sandalias. Cuando se fundó la procesión en el año 1980 se conocía como la del Retorno y hasta hace unos años desfilaba durante la noche, adentrándose en la madrugada del Viernes Santo.