La Verdad

El luto se apodera de Cartagena

fotogalería

Salida del cortejo de la iglesia de Santa María de Gracia, este Viernes Santo, en Cartagena. / Antonio Gil / AGM

  • Miles de devotos abarrotan las calles de la ciudad para presenciar la procesión marraja del Viernes Santo

Miles de fieles abarrotaron las calles de Cartagena para ver a la Cofradía Marraja y toda su solemnidad y suntuosidad en la magna procesión del Santo Entierro de Cristo, una de las más antiguas de la ciudad. Uno a uno fueron desfilando los momentos últimos de la Pasión de Jesús.

Los colores oscuros marcan esta multitudinaria procesión. El desfile se puso en marcha a las nueve de la noche desde la iglesia parroquial de Santa María de Gracia con obras de escultores como José Capuz y Juan González Moreno, entre otros artistas de enorme prestigio.

El trayecto que recorrieron tercios y tronos está formado por las calles del Aire, Cañón, Mayor, Puerta de Murcia, Sagasta, Puerta de Madrid, Carmen, Santa Florentina, Parque, Plaza López Pinto, Serreta, Caridad, Plaza del Risueño, Duque, San Francisco, Campos, Jara, Aire y de nuevo, la iglesia de Santa María.

Los capirotes del Santo Cáliz, con su cruz guía, del siglo XVII y el trono bocina con los cuatro evangelistas creados por el valenciano Manuel Biot, abrieron la marcha, seguidos por el tercio de granaderos. La agrupación titular marraja, la de Nuestro Padre Jesús Nazareno, con el trono que lleva la imagen de Capuz a ruedas, sale por delante del Expolio.

Por detrás desfilaron la Agrupación de la Santa Agonía y el Cristo de la Lanzada. Les siguieron el imponente tercio de penitentes y el trono del Descendimiento, una de las obras más importantes de José Capuz, que fue restaurado hace seis años por la artesana Ana Sierra.

La Virgen de la Piedad salió en su trono a ruedas y con un tercio abrió camino a la Agrupación del Santo Entierro durante esta madrugada. Con el Cristo del Santo Sepulcro salieron en la procesión los miembros de la Corporación municipal, así como las autoridades eclesiásticas locales.

Cerrando el cortejo pasional fueron los tronos de María Magdalena, San Juan Evangelista y la Virgen de la Soledad, a hombros y escoltada por un piquete del Tercio de Levante de Infantería de Marina.