El Scrats reclama a Rajoy un riego de socorro de 60 hectómetros cúbicos

Jiménez, durante la protesta del pasado 13 de diciembre./Efe
Jiménez, durante la protesta del pasado 13 de diciembre. / Efe

Los regantes, que no tienen previsto reunirse mañana con el presidente del Gobierno, alertan de que hay 44 millones de árboles «en riesgo de cara al verano»

Jorge García Badía / EFE
JORGE GARCÍA BADÍA / EFEMurcia

Este martes, un día antes de la visita de Mariano Rajoy a la Región, el presidente del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (Scrats), Lucas Jiménez, reclamó un riego de socorro de entre 50 y 60 hectómetros cúbicos para los agricultores de Murcia, Almería y Alicante. Jiménez ha sido, no obstante, irónico asegurando que se apañarían con «la voluntad». Desde el Scrats han alertado de que hay 44 millones de árboles «en riesgo de cara al verano» y han estimado que unos 80.000 comuneros están sin recursos.

Jiménez avanzó que mañana no tienen previsto reunirse con el presidente del Gobierno central: «No hemos hecho nada para entrevistarnos con Don Mariano».

«Estamos muy asustados con lo que puede venir»

Lucas Jiménez dijo en un desayuno con periodistas que el año 2017 ha sido "un año horrible" de escasez de recursos hídricos y de escasez de ideas por parte de la administración para solventar la situación.

"Estamos muy asustados con lo que puede venir", reveló pensando en la primavera próxima y un escenario que ve complicado para la subsistencia no sólo del sector agrícola, sino de 44 millones de árboles frutales "que se nos van" si no viene agua antes del verano.

Recordó que 2017 lo comenzaron con la exigencia de la Confederación de 385.000 euros por retraso en unos pagos y cuando "creíamos que era un mal sueño" siguió con la tarifa del agua del trasvase para la que han preparado recursos para que la presente cada una de las casi 80 comunidades de regantes.

En cuanto a la desalación, lamentó que tras cuatro años de sequía declarada la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, no haya hecho las infraestructuras necesarias para llevar el agua a los regantes, ni que estén las desalinizadores a pleno rendimiento, especialmente la de Torrevieja, que podría aportar 80 hectómetros más y tiene los bastidores instalados a falta del suministro eléctrico, para lo que llevan dos años de obras. Además señaló la existencia de desaladoras apagadas como la de Muchamiel (Alicante) y Villaricos (Almería).

De la posibilidad de que la desalación sustituya al agua del trasvase, respondió con un no rotundo. "Es imposible vivir exclusivamente de la desalación", recalcó. Preguntado por el retrato robot del presidente de la CHS que sustituya a Miguel Ángel Ródenas, a quién han pedido al gobierno central que lo cese, respondió que tendría que tener sensibilidad hacia el regadío, que sea ágil y valiente en la toma de decisiones.

En cuanto a la denuncia del fiscal superior de la Región contra agricultores de Cartagena por contaminar el Mar Menor, dijo que no existe contaminación únicamente derivada de al agricultura.

Criticó que se territorialicen las decisiones sobre la utilización del agua cuando constitucionalmente está claro que el titular o propietario del recurso es el Estado, quién debería echar mano de los poderes que le asisten "porque no puede ser que Murcia, Almería y Alicante paguen 3 veces más por el metro cúbico de agua que en el resto del país. No es de recibo y no es un trato equitativo".

Respecto a la marcha de empresarios a otros países para hacer frente a los pedidos de sus clientes hortofrutícolas, indicó que la deslocalización tiene el inconveniente que en esos países la climatología es extrema.

En cuanto a la manifestación prevista en Madrid para los próximos días, actualmente se desconoce su fecha ni ubicación exacta debido al trámite administrativo que el Ayuntamiento de Madrid está llevando a cabo modificando continuamente su permiso, que se prevé se demorare hasta finales de febrero o principios de marzo, previsiblemente en la calle Callado.

Faltaría la ubicación para lo que en el ayuntamiento definen como "performance" y que los regantes han argumentado como un lugar para celebrar un acto central con un discurso y entrega de frutas y hortalizas, y que éstos preferirían que fuese en la Puerta del Sol.

Del acto que Mariano Rajoy celebrará mañana en el restaurante Promenade de Murcia, Jiménez ha dicho que no están invitados y que el presidente del Gobierno tendría que hablar obligatoriamente de agua porque es una cuestión "indisolublemente" unida a la Región, y deseó que además aporte alguna solución de las muchas que le han hecho llegar.

A nivel político ha dicho que el Scrats ha notado posicionamientos que se acercan a los de los regantes, no sólo entre el nuevo partido que creará próximamente el expresidente murciano Alberto Garre (Plataforma Cívica), sino en Valencia lo ha notado en Compromís.

Se lamentó que ciertos "lobbies" ecologistas hayan ganado en Bruselas la partida del agua, y temen la llegada de una legislación restrictiva en agua reutilizada apoyada por países nórdicos que no la necesitan, lo que perjudicaría al Levante español que desde hace años la emplea y, en concreto, en la cuenca del Segura en un porcentaje que representa el 28 por ciento de todo el país.

Indicó que la depuración en la Región de Murcia emplea últimas tecnologías que aportan un agua de calidad que semanalmente es analizada por los regantes que la emplean en el riego de su arbolado.

Preguntado si el vicepresidente del Parlamento europeo, el murciano Ramón Luis Valcárcel, ha entrado en esa batalla, Jiménez respondió que no y que con él sólo ha hablado recientemente en Alicante sobre cesiones de derechos de agua.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos