La reforma del frente marítimo de Villananitos incluye un carril bici y menos aparcamientos

Recreación de la futura imagen que tendrá la calle Campoamor. / lv
Recreación de la futura imagen que tendrá la calle Campoamor. / lv

Las obras comenzarán en diciembre y se ejecutarán en dos meses

Alexia Salas
ALEXIA SALAS

La nueva imagen de la calle Campoamor, el frente marítimo de Villananitos, estará lista antes de Semana Santa. Las obras comenzarán en diciembre y cuentan con un plazo de ejecución de dos meses, por lo que no entorpecerán el inicio de la campaña turística de primavera.

El Ayuntamiento de San Pedro del Pinatar espera superar en breve la fase de la adjudicación definitiva de la obra, que transformará los 900 metros de la calle Campoamor, situada en primera línea de la playa de Lo Pagán. El coste del proyecto ronda los 207.000 euros para crear una acera más ancha y accesible, ya que la otra está integrada por el paseo marítimo que, de momento, no cuenta con presupuesto para su remodelación.

La principal novedad será el cambio en el sentido de la circulación, de manera que los coches solo podrán circular desde el molino de Quintín hacia la avenida de la Romería de la Virgen del Carmen, y no al revés como hasta ahora.

El Ayuntamiento incluyó en el proyecto el cambio de sentido debido a que era una antigua petición de los comerciantes de Lo Pagán, que esperan así facilitar la llegada de turistas al centro de la localidad desde la avenida del Puerto, que se encuentra conectada con la autovía Cartagena-Alicante y la carretera nacional N-332, que une San Pedro del Pinatar con el sur de Alicante.

Los comerciantes pidieron en principio dos carriles para poder circular en ambos sentidos, pero el proyecto ha incluido un solo carril de sentido único debido a la falta de espacio, pues la nueva imagen de la calle Campoamor añade un carril bici paralelo a la costa. Esta vía para los ciclistas mejora las condiciones de seguridad de los turistas y vecinos que se desplazan a pedales para llegar al paseo de La Mota, a las zonas de los baños de lodo y al Parque Regional de las Salinas.

Este espacio ganado para los peatones y los ciclistas obliga a reducir las plazas de aparcamiento. Los vehículos estacionarán en hilera, en vez de en batería como hasta ahora, de modo que se perderán 25 plazas. El edil de Urbanismo, Pedro Sánchez, resalta que «se han habilitado ya más de 90 plazas alternativas en la calle Manila». Las obras incluyen también la sustitución de la señalización vertical y horizontal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos