Especial Ocio

Marina de las Salinas se blinda de artesanía y moda en agosto

Un comerciante atiende a unos clientes en un mercadillo de La Hormiga Hippy Market./CONGOLIVA
Un comerciante atiende a unos clientes en un mercadillo de La Hormiga Hippy Market. / CONGOLIVA
La dársena deportiva acogerá los viernes del mes a La Hormiga Hippy Market y este domingo celebrará el certamen de diseñadores emergentes
B.M.San Pedro del Pinatar

Trabajan con mimo y sumo cuidado el diseño y la producción de sus obras. Al final, una colección es un tesoro de autenticidad. La artesanía está reconquistando su valor, no solo porque los productos son hechos a mano, sino porque cada uno es único, diferente, peculiar. En esta vuelta a las raíces, surgen iniciativas que aúnan lo mejor del trabajo artesanal pero desde una perspectiva novedosa.

Es el caso de La Hormiga Hippy Market, un mercado de las artes en estado puro que hoy despliega su potencial en un lugar idílico, el Puerto Marina de las Salinas, que acoge la primera convocatoria de las cuatro previstas para este mes de agosto. Moda, complementos, bisutería, hogar o música en vivo son algunas de las propuestas que se pueden encontrar a partir de las 19 horas.

La feria multidisciplinar incluye una treintena de expositores, así como una programación de actividades como arte en vivo, danza, espectáculos, grafiti y otras sorpresas. Y para los más pequeños, varios talleres infantiles a ritmo de juegos y música.

La Hormiga Hippy Market es un proyecto ideado como plataforma para diseñadores, artistas, artesanos, creativos y emprendedores, con el fin de llegar a más público en un entorno que se presta al ocio y entretenimiento. Las otras tres convocatorias se realizarán los viernes siguientes (días 11, 18 y 25) también en horario de tarde, aprovechando las bondades que brinda este espacio natural del Parque Regional de San Pedro del Pinatar.

Noche de gala

Pero aún hay más. El Puerto Marina de las Salinas vuelve a dar la bienvenida a agosto con otro evento de grandes dimensiones, el primer certamen de Diseñadores Emergentes. El próximo domingo, a las 22 horas, seis profesionales de la moda (tres consagrados y tres nuevas promesas) se subirán a la pasarela de 100 metros para mostrar que la Región de Murcia tiene mucho talento. El acto contará con la participación de las prestigiosas casas Fernando Artiaga, Raquel Samper y 5 Flores, que valorarán los diseños de Dorka Tango, Abel Esga y Moisés González.

De los tres aspirantes, el ganador de esta primera edición se convertirá automáticamente en jurado del próximo certamen, pasando de diseñador emergente a consagrado. A fin de cuentas, el triunfo será del talento regional.

El desfile, de acceso gratuito para los asistentes, estará amenizado por la música del cantante murciano Salva Ortega y del saxofonista Álex Sánchez.

Las tres leyendas

Fiel a la sastrería tradicional con toques vanguardistas, Fernando Aliaga (La Alberca, Murcia) es un diseñador de alta costura que logró en 2014, a los dos años de dedicarse a esta profesión de manera profesional, el primer premio para diseñadores consolidados de la Murcia Fashion Week con la colección ‘A la caza de las meninas’. Aunque procede de una familia vinculada a la moda, estudió Derecho y ejerció como abogado, pero hace cinco años decidió cambiar la toga por los bocetos. Hasta la fecha, ha paseado sus propuestas por la semana de la moda de Alicante y Bolivia, y el próximo febrero debutará en la Mercedes Benz-Fashion Week Madrid.

La diseñadora Rosa Ruiz (San Javier), de la marca 5 Flores, transmite en sus colecciones de trajes de flamenca y vestidos de novia, ceremonia y fiesta un estilo muy marcado, con el fin de que la mujer disfrute de esos momentos especiales con diseños confeccionados con tejidos de primera calidad y cómodos. Con una vasta trayectoria, Ruiz ha desfilado en varias pasarelas de Murcia y Málaga y este año presentará sus trajes de flamenca en la Alicante Fashion Week.

Sus trabajos son pura fuerza y energía. La diseñadora y escenógrafa Raquel Samper (San Pedro del Pinatar) crea propuestas éticas, elegantes, con personalidad y de edición limitada. Siendo una niña, su abuela y su madre le transmitieron la pasión por la costura en las tardes de verano, pero no fue hasta los 17 años cuando confeccionó su primera pieza: una falda ‘evasé’ amarilla. Su carrera está cultivada con estudios de patronaje y escalado, una formación superior en Londres, un máster de especialización en moda, calzado y complementos en Barcelona y mucha dedicación, lo que convierte a Samper en caballo ganador.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos