La encañizada de El Ventorrillo tendrá uso turístico y educativo

Francisco Jódar y Visitación Martínez, durante la visita a la lonja de San Pedro, ayer. / CARM
Francisco Jódar y Visitación Martínez, durante la visita a la lonja de San Pedro, ayer. / CARM

El Gobierno regional encargará un proyecto para recuperar el calado en la zona y combinar la pesca tradicional con «otras actividades», según el consejero Jódar

Daniel Vidal
DANIEL VIDALMurcia

La zona norte del Mar Menor sumará un nuevo atractivo a su brillante carta de presentación en un futuro más o menos cercano. La Comunidad Autónoma ha puesto en marcha un plan para recuperar el calado de la encañizada de El Ventorrillo, «compatibilizando la protección medioambiental y la pesca artesanal con la actividad educativa, turística y gastronómica en este emblemático espacio». Así lo anunció ayer el consejero de Agua, Agricultura, Ganadería y Pesca, Francisco Jódar, durante su visita a la lonja de San Pedro del Pinatar, donde estuvo acompañado por la alcaldesa de la localidad, Visitación Martínez; el alcalde de San Javier, José Miguel Luengo, y representantes de la Cofradía de Pescadores del municipio.

Francisco Jódar avanzó que «ya se han encargado los trabajos necesarios para presentar un proyecto de recuperación de este espacio singular del Mar Menor y aumentar el calado, que se ha visto reducido en los últimos años por los depósitos de arena procedente del Mar Mediterráneo». Asimismo, el consejero aseguró que el proyecto será supervisado por el Comité de Asesoramiento Científico del Mar Menor, con el objetivo de respetar al máximo el delicado proceso de recuperación de la laguna salada.

Según la previsión de la propia Consejería, la redacción del proyecto de recuperación y la Evaluación de Impacto Ambiental quedarán ultimados en el segundo semestre de este año, «con el objetivo de ejecutarlo a lo largo de 2018». Es decir, que la encañizada no estará en funcionamiento hasta, por lo menos, principios de 2019. El proyecto prevé combinar «un pequeño uso de la actividad pesquera de este tipo de arte tradicional con la actividad turística y educativa, para la puesta en valor de la actividad pesquera que se desarrolla en el Mar Menor y es compatible con el medio ambiente», según indicó la Comunidad en un comunicado de prensa.

La Comunidad prevé que los primeros trabajos puedan ejecutarse a lo largo del próximo año

«Mayor conocimiento»

El consejero explicó también que el proyecto de recuperación de El Ventorrillo, que sería la segunda encañizada en activo en la Región junto a la de La Torre, a unos pocos metros de distancia, «permitirá ceder una parte de esta renovada encañizada para que grupos ambientalistas o centros de investigación desarrollen estudios con el objetivo de contribuir a un mayor conocimiento de la laguna, un lugar emblemático para la Región», definió Jódar. Estará por ver después la concesión administrativa de esta encañizada. En el caso de la encañizada de La Torre, recae desde hace más de 20 años sobre Pescados Albaladejo, empresa de San Pedro del Pinatar que ha llevado la Región por medio mundo gracias precisamente a este espacio, frecuentado (con absoluta discreción, eso sí) hasta por estrellas de Hollywood y cantantes internacionales, según deslizan en la compañía.

Además de El Ventorrillo y La Torre, la Región contaba a principios de siglo con otras tres encañizadas que hoy permanecen en el olvido. Se trata de las de El Charco (en la misma zona que La Torre y El Ventorrillo), El Estacio y la encañizada de Calnegre o Marchamalo, situada más al sur del Mar Menor.

Doradas y langostinos

Por otra parte, la Cofradía de Pescadores de San Pedro del Pinatar es la encargada de gestionar la lonja de Lo Pagán, dedicada a la comercialización de las capturas obtenidas en el Mar Menor, y la lonja de San Pedro del Pinatar o del Mediterráneo, dedicada a las capturas obtenidas en el 'mar mayor'. Durante el pasado ejercicio, según los datos de la Consejería, las dos lonjas que gestiona la Cofradía de Pescadores de San Pedro del Pinatar recibieron capturas de pescado por un valor de 3,3 millones de euros, lo que representa el 23% del comercio regional. En concreto, 291 toneladas de dorada, con un valor de 1,2 millones; 164 toneladas de boquerón, por valor de 500.000 euros, y 24.000 kilos de langostinos, por valor de 422.00 euros. La próxima campaña del langostino arranca el próximamente el 10 de septiembre.

La pesca que se realiza en el Mar Menor emplea técnicas de pesca y aparejos tradicionales, según informó ayer la Comunidad. En 2016, estaban censadas 63 embarcaciones, dedicadas en su mayoría a las artes menores, que empleaban a 114 trabajadores. Las artes de pesca tradicionales se encuentran arraigadas en la cultura del Mar Menor.

Fotos

Vídeos