La Cofradía estudia centralizar la descarga en solo dos puertos del Mar Menor

Alexia Salas
ALEXIA SALAS

La Cofradía de Pescadores pinatarense quiere estrechar el cerco a los furtivos en el Mar Menor. Para evitar puntos de escape para la pesca ilegal, que ni pasa análisis sanitarios ni declara impuestos, la entidad que defiende los derechos de los pescadores asociados, junto a la Comunidad Autónoma, estudia nuevas medidas de control, como la reducción de los puntos autorizados en el Mar Menor para la descarga de pescado.

Una de las iniciativas podría ser reducir a tan solo dos los puertos legales en la laguna para el desembarco de las capturas y el pesado, de modo que todo el pescado inspeccionado por la Guardia Civil que no proceda de esos puntos de descarga sería requisado y denunciado.

Uno de los puertos autorizados seguirá siendo el muelle de Lo Pagán, donde la Cofradía tiene su sede y donde se celebra la subasta diaria, mientras que el otro se situaría en la costa sur del Mar Menor para dar servicio a los pescadores de esa zona. «Ese punto de descarga tendría todas las garantías sanitarias y autorizaciones, de modo que sea más fácil combatir la pesca furtiva que tanto perjudica a los pescadores y a los consumidores», explica el patrón mayor. Hasta ahora, además de Lo Pagán, están autorizados para la descarga de capturas los puertos de Los Alcázares, Los Urrutias, Los Nietos, y en La Manga los de Tomás Maestre, Dos Mares y La Isleta.

Temas

Pesca

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos