Los británicos temen la burocracia y la pérdida de derechos por el 'Brexit'

La consul británica en Alicante, Sarah James Morris, charla con los británicos que asistieron a la reunión, ayer, en San Pedro./a. salas
La consul británica en Alicante, Sarah James Morris, charla con los británicos que asistieron a la reunión, ayer, en San Pedro. / a. salas

Los 23.195 residentes ingleses en la Región muestran sus quejas por la lista de espera para pedir la residencia, cuyas citas se dan para octubre

Alexia Salas
ALEXIA SALAS

'Slow', esa indicación pintada sobre el asfalto de algunos carriles de tráfico en Reino Unido parece imponer el ritmo de configuración del 'Brexit', que comienza a exasperar a los residentes británicos de la Región. La burocracia, la posible pérdida de derechos y la incertidumbre sobre cómo podrán ejercer en el futuro las facultades asumidas hasta ahora de forma natural, como votar o moverse por Europa, les preocupa a medida que el calendario avanza hacia la medianoche del 29 de marzo de 2019, momento previsto en el que Reino Unido se desconectará del «continente», como los ingleses suelen llamar a Europa en voz baja.

El sol y el estilo de vida mediterráneos siguen pesando más en el ánimo de los 23.195 residentes británicos en la Región, por encima de las incertidumbres, según sostiene la cónsul de Reino Unido en Alicante, Sarah James Morris. «No detectamos que estén volviendo a Inglaterra», aseguró la cónsul, quien ayer intentó tranquilizar a los residentes británicos de San Pedro del Pinatar durante una charla sobre los cambios que impone el 'Brexit'. «Lo acordado hasta ahora es que los vecinos ingleses mantendrán sus derechos. Nada va a cambiar para quien tiene su residencia en España», señaló Morris, que no ocultó los 'agujeros negros' que aún gravitan sobre el futuro de los ingleses fuera de las islas. «No sabemos cuántos británicos podrán tener la residencia en España tras el 'Brexit', ni qué derechos obtendrán los que viven aquí varios meses pero no de forma permanente», reconoció la cónsul.

De momento, el Consulado Británico recomienda a sus compatriotas que soliciten el certificado de residencia y se empadronen en el censo municipal de sus respectivos ayuntamientos, un trámite que no deja de sonar algo 'marciano' a los 'british', ya que en Reino Unido prescinden del padrón. «El problema que tenemos es que nos están dando cita para obtener la residencia para el mes de octubre, y sin el certificado no nos empadronan», se quejaba ayer una jubilada británica.

«Pedro Sánchez se propone proteger las facultades de los residentes en ambos países», asegura Morris

«Notamos ralentización»

«Sí, estamos notando una ralentización en las gestiones de la Comisaría de Cartagena», reconocían fuentes del Ayuntamiento de San Pedro del Pinatar, que para facilitar el trámite a los británicos les incluyen en el padrón si aportan el pasaporte, el Número de Identificación de Extranjeros (NIE), un documento que pruebe el alquiler o propiedad de la vivienda y el resguardo de la cita con el departamento de Extranjería. «Deben tener sus documentos al día y estar empadronados para conservar sus derechos», les insistió la cónsul. El abogado Pedro Heredia, especializado en Derecho Internacional, metió el dedo en la llaga: «Si residen en España, tienen que pagar sus impuestos en España», les recordó, aunque las obligaciones fiscales no figuran en lo más alto de su lista de preocupaciones.

Expatriados en España

«Nos preocupa la cobertura sanitaria, la libertad de movimiento de los británicos por Europa y la burocracia», señaló Richard Hill, representante en la zona levantina de la asociación Brexpats in Spain, con 4.215 miembros, dedicada a defender los intereses de los británicos en España. «It's terrible», se desahogó Hill, aunque en ningún momento el famoso sentido práctico de los ingleses deja ya rienda suelta al debate sobre la conveniencia del 'Brexit'. «Es algo que pasará. Centrémonos en lograr los mejores resultados», coincidió con todos los asistentes preguntados por 'La Verdad'.

El abogado Pedro Heredia explica que «si viven en España, tienen que pagar sus impuestos aquí»

La colonia británica en la costa norte del Mar Menor se recompone así tras el impacto causado por el informe del Gobierno de Theresa May, que pinta un escenario 'Armageddon' con escasez de alimentos y medicinas tras dejar la Unión Europea si no hay acuerdos previos.

Pero no es extraño que ayer una inquieta pensionista británica preguntara sobre las intenciones del recién estrenado presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez. «Se propone proteger los derechos de los residentes en ambos países», le contestó la cónsul.

Temas

Brexit

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos