La aplicación de la ordenanza arranca sin multas para los nudistas

Una patrulla de la Policía Local de San Pedro, ayer, paseando por la orilla de La Llana para informar a los nudistas de la nueva normativa. / Pablo Sánchez / AGM

La Policía Local no sancionó a los bañistas de La Llana que tomaban el sol desnudos ni a los que jugaban a las palas, a pesar de que lo prohíbe la normativa

Marta Semitiel
MARTA SEMITIELMurcia

Como si de un brote de peste bubónica se tratase, los agentes de la Policía Local reculan y se ponen a la defensiva cuando la prensa se acerca a preguntar cómo va la primera mañana de aplicación de la ordenanza municipal de San Pedro del Pinatar que prohíbe el nudismo integral en todas sus costas. «Todo marcha con la normalidad de un día de playa», responde uno de los policías poniendo de manifiesto su incomodidad ante el nuevo panorama normativo.

-Agente, ¿eso quiere decir que hay bañistas jugando a las palas?

-Por supuesto, como en cualquier playa. Porque jugar a las palas no está prohibido.

LOS PROTAGONISTAS

Álvaro Velasco. Turista madrileño
«No concibo una playa sin jugar a las palas, es de sentido común que no vas a molestar a nadie... Me parece una tontería que lo prohíban, la verdad»
Antonia Díaz. Nudista madrileña
«Me parece indignante que se impida el nudismo en una playa natural como La Llana. No comprendo el motivo que tienen para hacer esta prohibición. Si empiezan a multar, me iré a otro lado»
Tom Bevan. Arrendador de bicicletas
«Yo no creo que la ordenanza vaya a perjudicar a mi negocio. La gente seguirá alquilando bicicletas, aunque ya no puedan ir por el paseo marítimo»
Gerardo de Pablo. Veraneante desde hace 30 años
«No hay nada de incívico en circular con bicicleta. Nosotros no podemos, pero los policías sí. No tiene ningún sentido, me parece una medida arbitraria»

La respuesta es tajante y se marcha. Sin embargo, la normativa, que entró en vigor ayer, considera infracción leve, susceptible de una multa de hasta 750 euros, cualquier juego con pelota en la arena siempre «que puedan molestar al resto de usuarios».

Más información

Tras la pregunta, los agentes reinician sus tareas de vigilancia y paran, a tan solo 20 metros de las cámaras de 'La Verdad', a una familia francesa que pasea en un vehículo a pedales, parecido a una bicicleta de cuatro plazas. La patrulla informa a los turistas de que no pueden circular por la acera y deben transitar por la calzada, junto a los coches. Pero nada de multas para ellos, ni para las parejas de amigos que juegan a las palas, ni tampoco para la decena de nudistas que toman el sol mientras leen tumbados en la arena de La Llana. Junto a ellos pasa la Policía sin dirigir una mirada, sin detenerse a informar de que su desnudez constituye una infracción leve.

A las 11 de la mañana, en las terrazas del paseo marítimo de San Pedro del Pinatar no se habla de otra cosa: «Ya han empezado a multar», le dice una chica joven a su pareja mientras apura su caña. «Es absurdo. Vale que las bicicletas pueden ser un peligro, pero cómo controlas que la gente no orine dentro de la playa», le responde su novio. Dos mesas más allá, un matrimonio comenta y critica la ordenanza; ambos están de acuerdo en la necesidad de carriles bici. La polémica y las opiniones han plantado su sombrilla en primera línea de playa, y no se van a mover hasta que pase el verano, o hasta que se empiece a tocar el bolsillo con las multas. «Debería haber sitio para todos: para nudistas, para perros, para jugar a la pelota, para bicicletas. Todo lo que sean prohibiciones, a mí no me gusta, porque con respeto siempre hacia los demás, no tiene que haber ningún problema», declara un joven con el cuerpo tatuado, al que parece que la cosa no le afecta: ni juega a las palas ni va desnudo.

«El ridículo del PP»

Desde que se aprobó en el Pleno del Ayuntamiento de San Pedro esta ordenanza de uso y disfrute de las playas, muchas han sido las voces que han puesto el grito en el cielo. Sobre todo por la prohibición del nudismo en toda su costa. Sin embargo, ningunas tan indignadas como las de la oposición municipal, que se aúna en contra de la normativa del PP. La consideran «un auténtico despropósito», según José Luis Ros, portavoz de Ciudadanos.

«Esta ordenanza está dando una pésima imagen a nivel nacional, ya está alejando a los turistas de San Pedro y está poniendo de manifiesto el ridículo del Partido Popular, porque tendría que haber solucionado problemas con su normativa, no crearlos. El Gobierno municipal tendría que haber buscado posibilidades para la convivencia de todos los colectivos, que las había. Y no imponer su visión moral sobre aquellos que no piensan igual», considera Ros.

Desde el PSOE también han notado que la gente en la calle no habla de otra cosa. «Empiezan a sentir que no están a gusto en San Pedro y se van a otros sitios. Es una auténtica locura, porque es una de las ordenanzas más restrictivas de España», apunta José Lorenzo Martínez, secretario general de los socialistas. Su formación considera que el nudismo y los juegos de pelota nunca habían sido temas conflictivos y por eso no había necesidad de legislarlos.

«Le hemos pedido a la alcaldesa que modifique la ordenanza, porque da una imagen lamentable de San Pedro, pero parece no querer», declara Martínez. De la misma opinión es Sergio Pérez, portavoz de Izquierda Unida, quien se refiere a la normativa como «un retraso de unos cincuenta años, en lo que a libertades se refiere». Según Pérez, la prohibición del nudismo en La Llana se debe a otros motivos: «Si hubieran mantenido la playa limpia como debían, los nudistas no se habrían trasladado a otras zonas del litoral y no se habrían generado quejas de otros bañistas». En cualquier caso, desde su formación mantienen que se «debería vigilar a los mirones y a los degenerados, pero no el nudismo».

Al finalizar el día de ayer, fuentes del Gobierno municipal declararon a 'La Verdad' que la Policía Local tuvo una jornada «de absoluta normalidad y sin incidencias. No han puesto ninguna multa, porque el carácter de la ordenanza no es sancionador ni recaudatorio; solo reagrupa unas normas cívicas y de convivencia». Pero entonces, «¿qué necesidad hay de legislar algo que luego no se va a aplicar, no tiene sentido?», se preguntan varios de los bañistas de La Llana, que observan cómo la patrulla hace la vista gorda ante nudistas y juegos de pelota.

Fotos

Vídeos