La alcaldesa de San Pedro insiste en que la ordenanza de playas prioriza el uso y disfrute «pacífico»

Varios bañistas practican nudismo en la playa de La Llana.
Varios bañistas practican nudismo en la playa de La Llana. / Antonio Gil / AGM

Visitación Martínez dice que las infracciones leves «no se multan con 750 euros, esta cifra es el máximo para un tipo de irregularidades»

Alexia Salas
ALEXIA SALAS

La alcaldesa de San Pedro del Pinatar, Visitación Martínez, salió ayer a la palestra, tras la polémica por la ordenanza de uso y disfrute de las playas del municipio, que entrará en vigor el 24 de julio, en la que se que prohíbe y sancionan algunas prácticas. La primera edil dice que «en ningún caso se prohíben de forma generalizada los juegos de pelota, sino que se tipifican como una infracción leve sólo cuando causen molestias al resto de personas». Y reiteró que «tampoco esta es una norma exclusiva y que se repite en multitud de ordenanzas en el mismo sentido», con el fin de «hacer compatible la seguridad y protección de la salud con el uso turístico y el equilibrio ecológico del litoral».

Con todo, «entre las normas básicas de uso se establece que la playa es libre, pública y gratuita por los usos comunes, que el paseo, la estancia y el baño pacífico tienen preferencia sobre cualquier otro uso, y que ninguna playa es de uso nudista o naturista en el municipio». En cuanto a las críticas vertidas estos días, que califica de «falsas afirmaciones sobre esta norma», la regidora del PP mantiene que la prohibición de «evacuación fisiológica en la playa o en el mar», tiene como objetivo «preservar las normas de higiene en la playa y que se regula en multitud de ordenanzas de la costa a nivel nacional».

Martínez aclara que «las infracciones leves no se multan con 750 euros, esta cifra es el máximo normativo para este tipo de irregularidades». En su opinión, «se trata de aplicar el sentido común, de buscar una convivencia cívica entre los usuarios de la playa, no de una persecución, además no es una norma excepcional o única, sino que sus preceptos son idénticos a los de decenas de regulaciones». Por ello, concluye que no «entendemos la polémica creada con normas que son de uso común en los municipios costeros de toda España».

Desde la oposición, Cs hace hincapié en que la ordenanza es «absurda e imposible de aplicar» y pide que se revisen y eliminen sanciones.

Fotos

Vídeos