La Verdad

El Mar Menor a mordiscos

Degustación de tapas en uno de los puestos de Gastrotour..
Degustación de tapas en uno de los puestos de Gastrotour.. / A.S.
  • Miles de personas pasan por Gastrotour para catar desde sabores marineros a carnes de autor y ver las ponencias

La playa de Santiago de la Ribera ofrece mucho más que un baño de agua salada. Miles de personas han pasado ya por el Gastrotour, que organiza 'La Verdad' y patrocina el Ayuntamiento de San Javier, en la explanada Barnuevo, para sumergirse en un mundo de sabores, secretos de cocina y diversión al aire libre, del mediodía a la noche, que volverá hoy a repetirse.

La calle de las tapas retaba ayer al público a no perderse los 25 tipos de pinchos de los restauradores de la zona, reunidos frente al Mar Menor. El risotto marinero elaborado por el chef Franciesco Leggio en una de las clases magistrales de la carpa de ponencias disparó las papilas gustativas de los asistentes, que hicieron cola para catar el caldero de La Lonja de Gregorio y sus quisquillas, gambas rojas y langostinos del Mar Menor.

El equipo de La Plaza triunfó al mediodía con las papas arrugás con mojo picón y chili con carne, que completó con brownies de chocolate. Hoy, domingo, esperan repetir éxito con su pechuga del chef. Para los cocineros de la Asociación Amureco, las hamburguesas sonaban a acordes famosos. Su cara visible, Luis Cánovas, lo mismo tiraba de la versión The Beatles de pollo crujiente y de The Ramones para la de buey con queso brie. «La que más piden es la hamburguesa Metallica, de carrillera de cerdo», explica el experto.

El chef Francisco Trigo, de Punta Calera, sorprendió con su canelón de calamar relleno de marisco y sus humeantes costillas ibéricas a la brasa. «¿Quedan croquetas de pato?», preguntaba ayer una turista con ganas de repetir bocado. Para el director de Gastrotour, Sergio Gallego, «esta cita es una buena oportunidad para probar lo que ofrece la zona costera y para que los restauradores tengan nuevos alicientes». El público se vio ayer sorprendido por la llegada de Don Juan Tenorio y sus compañeros de reparto del grupo de teatro San Javier, que escenificaron escenas del clásico de Zorrilla que representarán en el cementerio local la noche del 1 de noviembre.

En el mostrador de Vinissimo, Jesús Bueno no daba abasto a inundar con caldos monastrell los cientos de vasos que se iban vaciando junto con las raciones de ibéricos y de quesos con mermelada de vino tinto.

Para María José Tocino, de The Factory, el restaurante de La Ribera que prepara su apertura en Murcia, lo importante es «la calidad de los productos». Sus hamburguesas de angus, con certificado de Arkansas, con ketchup casero y pan amasado a mano, tenían ayer lista de espera, mientras en el Taller del Jamón el cortador profesional deslizaba el filo por el brillo de una pata de bellota ante la mirada del público, que esperaba raciones de jamón recién cortado.

Las únicas reglas

Tapas a dos euros, vinos a 1,50 euros y cerveza Estrella de Levante son las únicas reglas en el recinto dedicado a los sabores, donde la panadería José Antonio colmó a los postres con chupitos de turrón, tres chocolates y fresas con nata. El bus de Cafés Salzillo, además de cafés gourmet, añadió alicientes, con su planta superior a la altura de las palmeras, desde donde se puede divisar la laguna. Junto a la arena, poblada aún por numerosos bañistas, Bastilla Playa sirve sus cócteles y mojitos especiales.

Los pequeños cocineros se divirtieron a lo grande pringándose las manos para preparar piruletas de chocolate y hamburguesas. Hoy, Gastrotour invita a probar las 25 nuevas tapas y a descubrir algunos secretos de cocina en la clase magistral de María José San Román (12 horas), con una estrella Michelin, del restaurante Monastrell de Alicante.